Fernando Alonso, el asturiano de Fórmula 1

El piloto español Fernando Alonso parece llamado a convertirse en el nuevo símbolo de Ferrari. ¿Podrá llevar a la legendaria marca italiana a un nuevo campeonato?

Guía de: Fórmula 1

Alonso firmó recientemente una extensión de su contrato con Ferrari hasta el año 2016. Esto significa varias cosas. Primero, su intención de terminar su carrera deportiva con los italianos, apostando a convertirse en el líder del equipo durante todo ese período. Segundo, su presencia en Ferrari de inmediato bloquea la de aquellos que demandan atención digna de número uno: en la F1 de hoy, eso significa Sebastian Vettel y Lewis Hamilton. En tercer lugar, significa que Ferrari ha apostado todo a Alonso en la lucha por volver a dominar la F1, como hicieron con Michael Schumacher entre 2000 y 2004.

El piloto, nacido en Oviedo, en la región de Asturias, ha declarado que si bien en Red Bull tendría uno o dos títulos más de los que tiene, no sería tan feliz como es en Ferrari. Declaraciones algo empalagosas, pero que encantan a los tifossi de la Rossa de Maranello, ciudad sede del equipo. Veamos cómo llegó Alonso a estar donde está.

Talento y apoyo, la combinación del éxito

Alonso

Foto: EFE

Alonso pasó a Ferrari en 2010.

El padre de Fernando Alonso, José Luis, era un mecánico y corredor aficionado de karting. Construyó un kart para su hijo cuando este tenía cuatro años, y el pequeño Fernando mostró desde un comienzo una habilidad única para conducirlo. A los siete años obtuvo su primera corona, y fue acumulando más títulos; sin embargo, los gastos iban aumentando y la familia no podía solventarlos. Apareció entonces un importador de karts llamado Genis Marcó, y ayudó a financiar la carrera de Fernando en lo que se necesitara. Gracias a él, Alonso siguió adelante hasta ser campeón de España, Italia y Europa en karting.

A los 18 años debuta en Fórmula Nissan, haciendo la pole position en todas las carreras, ganando seis carreras y el título. A los 19 pasó a Fórmula 3000, terminando cuarto en el campeonato internacional. A esta altura todos sabían quién era y los equipos de F1 circulaban como tiburones a su alrededor.

Un inicio que termina con gloria

Aunque estuvo a punto de ir a Ferrari como probador, Renault se adelantó, contratándolo y enviándolo “a préstamo” a Minardi para que se fogueara en 2001. Alonso causó buena impresión teniendo en cuenta la escasa capacidad técnica de Minardi, suficiente para que pasara 2002 como “tester” de Renault, y al año siguiente quedara de piloto titular.

En 2003 se convirtió en el piloto más joven en lograr una pole position, un podio y una victoria, récords que cinco años después quedarían en poder de Sebastian Vettel. Ese año y 2004 fueron de consolidación, visitando regularmente el podio y luchando entre los líderes.

2005 y 2006 fueron años brillantes, con múltiples victorias y grandes resultados. Fernando Alonso consiguió sus dos títulos mundiales con Renault, pero sorprendió al anunciar su paso a McLaren para 2007, reemplazando a Kimi Raikkonen y compartiendo equipo con un joven Lewis Hamilton.

Tras la gloria, los problemas

El año en McLaren fue bueno en lo deportivo pero terrible para Alonso en lo humano: nunca ha quedado demasiado claro, pero parece ser que a poco andar sintió que el equipo favorecía demasiado a Hamilton, por el hecho de ser inglés y de ser apoyado desde que era niño por ellos. Terminó segundo a un punto del campeón, el mismo Raikkonen, e igualado con Hamilton, en un campeonato que McLaren tuvo en la mano y dejó pasar.

Frustrado, Alonso volvió a Renault, con un auto mucho menos fuerte del que tuvo antes. Ganó dos carreras en 2008, pero todo quedó en nada en 2009, temporada en el que obtuvo un sólo podio. Un escándalo por una trampa que el equipo realizó para ayudar a que Alonso ganara en Singapur 2008 tampoco fue aporte, y en 2010 Alonso pasó a Ferrari.

Llegó a la última carrera de su primera temporada como líder del campeonato y favorito para ganar el título, pero un error de estrategia del equipo lo hizo perder ante el Red Bull de Sebastian Vettel. 2011 no ha sido fácil para Ferrari, y no es seguro que el equipo pueda ganar alguna carrera este año, en el que Vettel parece favorito a repetir el título. Pero le sobra fe para el futuro, y espera sumar al menos un título más a bordo de su Ferrari.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X