Force India: ¿Nueva fuerza emergente de la Fórmula 1?

Tras un inicio recibido con escepticismo, Force India ha ido creciendo y hoy lucha regularmente por los puntos. ¿Cómo lo lograron?

Guía de: Fórmula 1

El equipo que actualmente conocemos como Force India pasó por varios cambios de propiedad antes de consolidarse en su identidad actual. Debutó como Jordan Grand Prix en 1991, de propiedad del peculiar irlandés Eddie Jordan, con larga experiencia en Fórmula 3 y Fórmula 3000. Ese año el equipo se hizo famoso por hacer debutar a Michael Schumacher en la F-1. Tras algunos años de aprendizaje, Jordan tuvo sus mejores momentos entre 1998 y 2000, ganando varias carreras e incluso luchando por el campeonato en 1999 con el alemán Heinz-Harald Frentzen.

A partir de 2001, sin embargo, la suerte no fue la misma para Jordan y en 2005 el equipo fue vendido al Midland Group ruso. Apenas una temporada y media después, Midland vendió la escudería a los holandeses de Spyker, que a fines de 2007 vendieron el equipo al empresario indio Vijay Mallya, inaugurando la era de Force India.

El sueño indio

Force India

Foto: AFP

El millonario indio Vijay Mallya compró Force India a fines de 2007.

Mallya es un personaje. Hijo de un multimillonario indio, posee la mayor cervecería de su país, así como negocios en ingeniería, agricultura, informática, entretenimiento y muchas áreas comerciales más. También es dueño de Kingfisher Airlines, una de las aerolíneas más importantes de la región. Además participa en política y consiguió recientemente un puesto en el parlamento indio. Es decir, cosas por hacer no le faltan al buen Vijay, que es parte de la farándula de la India y suele tener paparazzi cubriendo fiestas y eventos.

Cuando Spyker tuvo problemas económicos, Mallya vio la oportunidad de crear un equipo indio de Fórmula 1, asociándose con Michiel Mol, anteriormente director ejecutivo de Spyker; ambos relevaron a la empresa holandesa, permaneciendo como copropietarios de Force India. Mol, a todo esto, es otro personaje de leyenda, propietario hasta de una empresa que busca lanzar vuelos turísticos suborbitales desde Curaçao. En serio.

Comenzaron con lo heredado de Spyker: el chasis 2008, que ya estaba listo, los motores Ferrari y el piloto alemán Adrian Sutil. A ello sumaron al italiano Giancarlo Fisichella, que venía desde Renault, un piloto ganador y con experiencia. Resultado: cero puntos.

Los malos resultados de la primera temporada no amilanaron a Mallya y Mol, que conservaron la estructura base del equipo y siguieron progresando lentamente en 2009, deshaciéndose del motor Ferrari y consiguiendo un propulsor Mercedes. En eso, algo pasó: nadie puede explicarlo muy bien, pero en Bélgica Fisichella consiguió súbitamente la pole position, lideró las primeras vueltas y tras ser sobrepasado por la Ferrari de Kimi Raikkonen, pasó toda la carrera en la nuca del finlandés, llegando a menos de un segundo de distancia.

Hubo fiesta en el equipo, aunque algo de entusiasmo se perdió con la partida inmediata de Fisichella a Ferrari, donde firmó como tercer piloto y sustituto del accidentado Felipe Massa por lo que quedaba de temporada. Sin embargo, en Italia volvieron las sonrisas: Sutil alcanzó el segundo lugar en la clasificación, llegando cuarto y marcando el récord de vuelta. Parecía que Force India lo había logrado.

Equilibrio y crecimiento

Force India

Foto: AFP

Force India ha ido creciendo lentamente con el objetivo de pelear los primeros lugares.

No es que las cosas fueran mal a partir de ahí, pero también es cierto que Force India nunca logró repetir el rendimiento de esas dos carreras. Parece ser que la configuración del auto era muy eficiente en pistas ultrarrápidas, como Spa y Monza, y menos eficiente en pistas más trabadas, de una forma que fue sorpresiva hasta para los ingenieros del equipo.

Sin embargo, los progresos del equipo son evidentes: En 2010 Sutil y Vitantonio Liuzzi lograron el séptimo puesto, con 68 puntos, y una señal poderosa de equilibrio: Nunca pasaron del quinto lugar en una carrera, pero Sutil llegó nueve veces en los puntos, incluyendo seis consecutivas, y Liuzzi sumó seis veces.

En 2011 Liuzzi partió a HRT y el equipo sumó al británico Paul di Resta, por lejos el mejor debutante del año. Entre ambos pilotos suman una quincena de puestos puntuables, con el sexto de Sutil en Alemania y otro sexto de Di Resta en Singapur como puntos altos de la temporada.

Y Force India también crece en lo institucional: Mallya y Mol acordaron un aumento de capital que permitió el ingreso de la empresa india Sahara Pariwar, que compró el 42.5% del equipo en 100 millones de dólares, quedando Mallya con igual porcentaje y Mol con el 15%. Además, el equipo tiene un convenio de asociación técnica con McLaren, y recibe apoyo tecnológico de Airbus y Tata, entre otras empresas.

Force India apunta a los primeros lugares del campeonato, y trabaja con paciencia para conseguir éxitos, una forma de trabajar que hasta ahora le ha dado buenos resultados.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X