Las pruebas de pretemporada adelantan el camino que seguirá la Fórmula 1 en 2018

Las pruebas de pretemporada suelen indicar muchas cosas sobre la F-1. Esto es lo que viene.

Guía de: Fórmula 1

No es fácil saber en qué orden comenzarán la temporada 2018 los equipos de la F-1, pero ya hay una cierta idea tras los tests de Barcelona.

Las pruebas de pretemporada suelen indicar muchas cosas sobre la F-1, pero como un brochazo grueso, una impresión, casi nunca un algo muy concreto. Hay muchas variables que van cambiando las posibilidades: la cantidad de combustible, el tipo de neumático, lo variable del invierno europeo… sin embargo ya es posible saber algunas cosas.

Pareciera ser que los tres equipos más en forma son Mercedes, Ferrari y Red Bull, como era esperable. Mercedes fue sólido en todas las pruebas, con ninguna dificultad, pero evadieron permanentemente los neumáticos más rápidos, probando con diversas variantes de blando y super blando. No hicieron los tiempos más rápidos de la semana, pero se fueron muy tranquilos y dan la sensación de ser tanto o más fuertes que el año pasado.

Formula One - F1 - Spanish Grand Prix

El gran rival

Ferrari va a ser su gran rival, sin duda. Los italianos parecen haber aprendido de lo que les faltó en 2017 para disputar con Mercedes la punta, y de hecho Kimi Raikkonen marcó el tiempo más rápido del último día. Es difícil predecir cuál de los dos va a predominar. La gran pregunta es si Red Bull logrará acercarse lo suficiente a los dos grandes de las últimas temporadas: los austriacos entran en liza con el motor Renault, en el que puede ser el último año de Red Bull con el motor francés, y hubo algunas dudas sobre la fiabilidad del impulsor galo en estas pruebas. Además, es el último año de contrato de Daniel Ricciardo, quien sabe que la prioridad será Max Verstappen, y se piensa que es el objetivo favorito de Mercedes para reemplazar a Valtteri Bottas a fin de año.

Más atrás el resto está muy, muy parejo, y no hay forma de saber quién estará cerrando el pelotón. De partida sorprende lo de Toro Rosso: en su primera aparición con el motor Honda, el impulsor japonés muestra una confiabilidad que jamás tuvo en McLaren, y apunta hacia arriba. Los de Woking, en tanto, dicen estar muy conformes con el motor Renault, y Alonso se ve optimista pensando en que su meta personal es estar al nivel de los Red Bull, pese a que el auto pareció ser el de más tardío desarrollo. El equipo oficial Renault, justamente, puede ser uno de los que luche por el cuarto puesto, y esos tres equipos pueden ser los de mitad de pelotón.

Los cuatro que quedan son una incertidumbre. Haas rodó bien y puede dar que hablar en algunas carreras, pero no parece tener el nivel para ser sustancialmente buenos todo el tiempo. Sauber, que ahora tiene el auspicio de Alfa Romeo, mostró más de lo que se vio el año pasado y Charles Leclerc, la mayor promesa de Ferrari, puede dar alguna sorpresa. Los dos que parecen disminuidos son Force India y Williams.

Los del mexicano Sergio Pérez no se vieron con la misma fuerza que en 2017, donde alcanzaron un brillante cuarto puesto. “Checo” se vio menos optimista de lo habitual y aparentemente tendrán mucho trabajo para estar en buen nivel. En cuanto a Williams, la llegada del ruso Sergey Sirotkin es buena para las finanzas, pero probablemente tienen la dupla más novata de la F-1, ya que su compañero es el canadiense Lance Stroll, de inestable rendimiento el año pasado, donde alternó algunas muy buenas con algunas muy malas. No es una buena señal pensando en un auto al que quizá le falte desarrollo.

La primera carrera será el 25 de marzo, en Australia.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X