Minardi, el perdedor más querido de la Fórmula 1

En la Fórmula 1, los ganadores normalmente son más populares que los perdedores. Pero siempre hay una excepción, como muestra la historia del recordado equipo italiano Minardi.

Guía de: Fórmula 1

Si bien sigue existiendo bajo el nombre de Toro Rosso, la historia del equipo Minardi en su versión más clásica se extendió entre 1985 y 2005. Fueron veinte años de luchar, ahorrar, achuntar y perder; un equipo modesto, que sin embargo logró algunos hitos valiosos, y que se ganó el corazón de la gente con su forma de ser: amistosos, simpáticos e informales.

Giancarlo Minardi, el impulsor

Giancarlo tomó las riendas de su equipo tras la muerte de su padre, Giovanni Minardi. Tras correr en diversas series con chasis comprados, en 1979 decide fundar una fábrica, apoyado por un mecenas. El primer paso fue construir autos de Fórmula 2, los que no anduvieron mal; corrieron en F2 entre 1980 y 1984, con una victoria en 1981

Minardi

Foto: EFE

El equipo Minardi es recordado con cariño en la Fórmula Uno.

El éxito alcanzado los motivó a pasar a la Fórmula 1 en 1985. Sin embargo, la falta de dinero conspiró para tener un mejor debut, con un solo auto para Pierluigi Martini y la potencia del Motori Moderni V6, un motor italiano pesado y poco potente que nunca logró mucho.

Hasta 1988 no pasó mucho, salvo la aparición de Alessandro Nannini, quien fue contratado en Benetton por sus buenas actuaciones con Minardi. En 1989 tuvieron acceso al motor Cosworth DFR, y su competitividad aumentó mucho. Gracias a los neumáticos Pirelli comenzaron a acercarse adelante: Pierluigi Martini lideró en Portugal 1989, aunque fuera una sola vuelta, y en Estados Unidos 1990 largó en segundo lugar, junto a Ayrton Senna. Nunca llegaron al podio, pero sumaron varios cuartos puestos en los años que siguieron, usando incluso motores Ferrari y Lamborghini. Fueron años buenos, donde Minardi luchaba por el sector medio de la grilla.

En 1994 el dinero comenzó a escasear, y Giancarlo debió vender la mayor parte de su equipo a inversionistas italianos, quedandose con el 15% de la propiedad.

Lenta decadencia y renovación total

A partir de entonces el equipo comenzó a irse al fondo de la grilla. La necesidad de sumar auspicios los llevó a tener pilotos de bajo nivel, como Pedro Lamy, Tarso Marques, Giovanni Lavaggi y Gastón Mazzacane. Pero también lanzaron talentos que luego andarían muy bien, como Alessandro Zanardi, Jarno Trulli, Giancarlo Fisichella, Mark Webber y el mismísimo Fernando Alonso.

Entre 1995 y 2000 el equipo sumó un total de dos puntos. A punto de tener que cerrar, Giancarlo Minardi vendió todo el equipo (incluyendo su parte) al australiano Paul Stoddart, dueño de la aerolínea European, que mantuvo algunas cosas y cambió otras. De partida, el equipo siguió llamándose Minardi, pero Stoddart tuvo un perfil absolutamente distinto al de Giancarlo Minardi: se convirtió en un activista por los costos bajos y la igualdad en el deporte, lo que le trajo seguidores y detractores. El equipo seguía estando entre los últimos, no obstante el duro esfuerzo del australiano.

Todo cambió a fines de 2005. Stoddart ya no pudo más y puso el equipo en venta. Años después dijo que tuvo 41 ofertas y que eligió aquella que le daba más garantías al equipo para seguir: Red Bull compró Minardi y lo convirtió en un equipo B, donde dar espacio para que sus jóvenes promesas maduraran. El primer dolor fue cortar con el nombre: ya no sería más Minardi, sino que Toro Rosso, traducción al italiano de la marca de bebidas que domina la Fórmula 1 de hoy.

Minardi

Foto: Reuters

Toro Rosso nació de las cenizas de Minardi.

Y la apuesta les resultó completamente: Toro Rosso es un equipo del medio de la grilla, que en 2008 se dio el lujo de ganar en Italia, la primera victoria de un joven talento: Sebastian Vettel, bicampeón vigente de la Fórmula 1. El equipo cuenta actualmente con Sebastian Buemi y Daniel Alguersuari, y cumple a cabalidad su rol como escuela para Red Bull.

¿Y que fue de Giancarlo Minardi y Paul Stoddart? Giancarlo readquirió algunos derechos para el nombre “Minardi” y como tal entregó el nombre a equipos de Fórmula 3000. Stoddart, en tanto, tiene los derechos del nombre para el mercado anglosajón, y en 2007 logró dos victorias en Champ Cars bajo el nombre de Minardi Team USA. Sin embargo, no se ha vuelto a saber de ellos en algún tiempo.

Ya volverá el nombre a aparecer. Una marca perdedora, pero tan querida y apreciada, no se irá a dormir el sueño eterno de los autos tan rápidamente. Solo habrá que esperarla…

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X