Olivier Panis: Una promesa que no se consolidó en la F-1

El popular francés fue uno de los mejores pilotos de fines de los ’90, pero nunca consiguió todo lo que insinuó en sus comienzos.

Guía de: Fórmula 1

Olivier Panis fue uno de los pilotos más populares de finales de la década del ’90. Si bien los mejores eran Mika Hakkinen y Michael Schumacher, generalmente se veía a Panis en una segunda línea, con un nivel de calidad comparable a Heinz-Harald Frentzen, David Coulthard o Ralf Schumacher.

Sin embargo, y pese a insinuar mucho, la carrera de Panis nunca llegó demasiado arriba y si bien ganó una carrera (el sorpresivo Gran Premio de Mónaco en 1996) terminó con pocos resultados pero una excelente valoración dentro de la F-1.
Olivier Panis

Foto: Internet

Un gran comienzo

Panis llegó a la F-1 en 1994, tras haber ganado el Campeonato Internacional de Fórmula 3000 el año anterior. Firmó por Ligier, clásico equipo francés que estaba viviendo un pequeño resurgimiento tras seis años miserables (1987-1992). Terminó undécimo, pero llamó la atención por haber llegado a la meta en 15 de las 16 carreras de ese año, y por haber conseguido un gran segundo lugar en Alemania, en una carrera donde terminaron pocos autos.

En 1995 fue octavo, y en 1996 dio el gran golpe. En lo que fue la última victoria de Ligier en la F-1, Panis se impuso en Mónaco, una carrera donde apenas tres autos cruzaron la meta, aunque defendió meritoriamente su liderato ante el McLaren de Coulthard, que era de los tres autos que llegaron por lejos el mejor.

A fines de 1996 Alain Prost compró Ligier, y a bordo del nuevo Prost-Mugen Panis tuvo excelentes actuaciones, siendo tercero en Brasil y segundo en España. Todo parecía listo para consolidarse como un piloto de punta cuando tuvo un accidente gravísimo en Canadá, con fracturas en ambas piernas. Eso lo obligó a perderse siete carreras, y aunque luego volvió a ser rápido nunca pudo volver al nivel que mostró a comienzos de 1997.

De promesa a viejo crack

En 1998 y 1999 siguió en Prost, pero el equipo tuvo dos temporadas horrorosas, con autos de pésimo nivel y enormes deficiencias técnicas, no obstante tener un presupuesto altísimo. El primer año no sumó ningún punto y el segundo, apenas dos, por lo que rápidamente puso fin a sus seis años entre Ligier y Prost.

En 2000 fue tester de McLaren, tarea en la que fue muy alabado por Mika Hakkinen, que lo consideraba el mejor probador de la categoría. Pero Olivier quería seguir corriendo y en 2001 ingresó al equipo BAR, como compañero de Jacques Villeneuve. El equipo prometía mucho, pero Panis apenas sumó cinco puntos ese año y tres en 2002. Sin embargo, todavía le quedaba prestigio como piloto rápido y técnico, y Toyota lo contrató por dos años en 2003. Los resultados fueron parecidos: seis puntos ese año y seis más en 2004, con un quinto lugar en Indianápolis ’04 como mejor resultado.

Toyota lo reemplazó por Ralf Schumacher, pero quiso mantenerlo como tester y Panis trabajó dos años como tal para el team japonés. Finalmente, tras la temporada 2006 anunció que dejaba por completo la F-1 y desde entonces solo ha competido esporádicamente, en Le Mans y en el Andros Ice Trophy, una espectacular competencia francesa de carreras sobre hielo.

Este es el final de Mónaco ’96, la única victoria de Panis en la F-1:

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X