¿Qué hay detrás de la amenaza de Ferrari de salirse de la Fórmula 1?

El motivo de la queja radica en iniciativa para resolver el problema de la disparidad en la Fórmula 1 contemporánea.

Guía de: Fórmula 1

El mítico equipo italiano Ferrari amenazó una vez más con dejar la Fórmula 1 si algunos de los anuncios de Liberty Media, propietaria de la categoría, se materializan.

Todo conocedor de la historia de la F-1 sabe que, cuando Ferrari ve algo que no le gusta, de inmediato anuncia su retiro de la categoría. Es algo que ha pasado muchas veces en el pasado, y en el que la sangre estuvo cerca de llegar al río en 1986, cuando alcanzaron a diseñar un Indycar rojo con el Cavallino Rampante pintado en él (la clásica Ferrari 637).

amenazas-ferrari-f1

 

En este caso el motivo de la queja radica en los planes de Liberty Media para resolver el problema de la disparidad en la Fórmula 1 contemporánea. Es evidente que hay tres equipos en condiciones de ganar (Mercedes, Ferrari y Red Bull) y el resto probablemente requeriría de un milagro para poder optar a una victoria. Para Liberty Media esto está directamente vinculado a la falta de un impulsor confiable y barato (como lo fue el Cosworth DFV en los años ’70) que permita a más equipos ser competitivos y poder luchar por los triunfos.

Para ello anunciaron esta semana un nuevo estándar de motor para 2021, inspirado en el actual, pero sin algunas de las partes más complicadas, lo que en teoría permitiría que más motoristas se unieran a la categoría. Se habla de Porsche y Aston Martin entre los interesados. El anuncio también incluía la estandarización y provisión única de algunas piezas para todos los motores, de forma de poder bajar los costos del mismo.

Críticas provenientes de Mercedes y Renault

Sin embargo, esto motivó críticas de Mercedes y Renault. Ambos motoristas, que ya tienen motores en la categoría, dijeron que aunque parecido el motor sería lo suficientemente diferente para tener que hacer un diseño completo de nuevo, y que estaríamos hablando de cientos de millones de dólares gastados en investigación y desarrollo, explicando que obviamente prefieren conservar el motor actual con algunos cambios menores, que permitan evitar ese gastadero interminable de dinero.

Ferrari fue más lejos. Dio a entender que no comparte la idea de introducir piezas externas a su diseño en un motor propio, y que estas ideas de Liberty Media no deben propender a una estandarización excesiva de la categoría, diciendo que no estaban de acuerdo con que “la unicidad de las unidades de potencia no sea un factor impulsor de los cambios”. El presidente de Ferrari, Sergio Marchionne, declaró lo siguiente: “Creo que debe quedar absolutamente claro que a menos que encontremos un conjunto de circunstancias que sean beneficiosas para la mantención de nuestra marca y nuestro mercado,  y al fortalecimiento de la posición especial de Ferrari, Ferrari no va a participar”.

Marchionne fue más allá y dijo: “No quiero ser parte de un NASCAR global, simplemente no quiero. Y si Ferrari sale de la F-1, trabajaremos para tratar de crear una estrategia alternativa que la reemplace, y que sea más racional”.

Pese a todo, los analistas están de acuerdo que el verdadero interés de Ferrari no es dejar la categoría, sino simplemente marcar territorio, dejando en claro qué van a aceptar y qué no en el futuro de la F-1. Veremos cómo se suceden estos acontecimientos.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X