Revolución en la F-1: Los chicos amenazan con boicot para repartir millonarios ingresos

Lotus, Force India y Sauber formaron un frente común para exigir una mejor repartición del dinero que genera la categoría.

Guía de: Fórmula 1

La Fórmula 1 genera muchísimo dinero en todo el mundo. Cálculos estimativos dicen que produce un poco más de mil millones de dólares al año, entre derechos televisivos, publicidad, pagos de organizadores y algunas vainas más.  Si esto es así, ¿cómo es que Caterham y Marussia entraron en bancarrota? ¿Y por qué otros equipos, como Sauber, están cerca de la cornisa?

En el Gran Premio de Estados Unidos, los tres equipos “chicos” que quedan amenazaron con no presentarse a correr, en protesta por el exiguo beneficio que obtienen, y que puede poner en peligro su misma existencia. Al final corrieron, pero la amenaza sigue presente si no se avanza en lo que quieren.

No es un tema fácil de explicar, pero intentaremos hacerlo de una manera simple. Y teniendo presente que como casi todo lo que diremos aquí es información más bien secreta, se trata de estimaciones y especulaciones relativamente certeras de como es todo.

Crisis F-1

Bernie Ecclestone enfrenta graves problemas en su imperio.

¿Quién se queda con los ingresos?

Se supone que el 63% de ellos es para los equipos, y un 37% para CVC, la compañía que emplea a Bernie Ecclestone y que controla los derechos comerciales de la categoría. (Desde que están en control, se cree que CVC ha ganado más de 8 mil millones de dólares). De lo que corresponde a los equipos, eso se divide en dos y luego se vuelve a dividir. Un cuarto se asigna en función de los resultados del último año, y otro cuarto se asigna en base al promedio de los últimos tres años.

La otra mitad es donde parece estar enquistada la polémica. Un porcentaje muy importante de ese dinero se divide entre Ferrari, McLaren y Red Bull, como “participantes relevantes” de la categoría, y se da un bono extra de dinero a Mercedes y Williams. Estos cinco equipos, a su vez, confirman el “F-1 Strategy Group”, en el que se discute para donde va la categoría, discusiones de las que están excluidos el resto de los equipos.

Y además de todo eso, Ferrari recibe un bono extra (estimado en cerca de 100 millones de dólares al año) por su “importancia histórica” en la Fórmula 1. Como puede verse, mientras un equipo como Caterham podría recibir menos de 10 millones al año, y Force India unos 30, Ferrari puede recibir hasta 300 millones al año – lo que explica parte importante del problema.

¿Cuánto cuesta la Fórmula 1?

Esa es la otra parte del problema. Se piensa que equipos como Ferrari o Red Bull invierten fácilmente 400 millones de dólares por año o más; McLaren y Mercedes deberían invertir unos 350, y de ahí el salto es violento: Lotus gasta unos 180 millones, mientras que Williams, Force India, Toro Rosso y Sauber rondan los 150 millones de dólares al año. Caterham y Marussia llegaban, a duras penas, a 100 millones.

Sabemos que pilotos del nivel de Marcus Ericsson (en Caterham este año, y el próximo año en Sauber) pueden aportar 18-20 millones de dólares en patrocinio. Sabemos también que el suizo Fabio Leimer (campeón de GP2 en 2013) contaba con 12 millones de dólares en auspicios y ningún equipo lo contrató. Por lo tanto, en los equipos chicos, los pilotos están aportando unos 30-35 millones de dólares en auspicios, lo que sumado a los 10-20 que reciben cada año, los hace funcionar con un piso de 50 millones de dólares. Si el equipo no consigue más auspicios que los que lleven sus pilotos, en tres años acumulan fácilmente una deuda de 150 millones de dólares, que es lo que se cree que deben Caterham y Marussia.

Los que ahora son los chicos de la categoría (Sauber, Lotus y Force India) gastan más, por lo que aún teniendo más ingresos viven en igual peligro de colapso. Lo que está claro es que el sistema actual garantiza que los grandes tendrán dinero de sobra para gastar en lo que quieran, y los más chicos vivirán en el filo de la quiebra.

¿Cómo solucionamos esto?

De partida, no todos quieren solucionarlo. Equipos como Ferrari y Red Bull han sido claros en decir que a ellos no les importaría poner un tercer auto en pista si es que los más chicos desaparecen y hay que llenar la grilla. Ecclestone ha dicho que reconoce el problema pero que no sabe como solucionarlo, porque hay contratos firmados (aparentemente hasta 2020) que le garantizan a todos los equipos la mantención de lo que reciben actualmente.

Algo relevante que pasó en Estados Unidos es que el presidente del directorio de CVC llamó directamente al dueño de Lotus, Gerard López. CVC entiende que su negocio es que haya carreras, no quien las gane, por lo que es probable que CVC sacrifique parte del dinero que actualmente recibe para asegurar que los participantes más pequeños tengan un mínimo razonable para competir. Probablemente querrán que los más grandes también sacrifiquen parte de sus ganancias, aunque Ecclestone ya dijo que esas materias se discuten con los directorios de las grandes empresas (Ferrari, Mercedes, Red Bull) y no con jefes de equipo.

Habrá que estar atento a qué pasará en este espinudo problema.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X