Riccardo Patrese, mi piloto favorito

Nunca ganó un Campeonato Mundial, pero el italiano Riccardo Patrese es uno de los pilotos más recordados y populares de los años ’80 y ’90.

Guía de: Fórmula 1

Admito que es una apreciación subjetiva, pero Riccardo Patrese probablemente es mi piloto favorito. No es siquiera el mejor piloto de su época; comenzó siendo muy criticado por su manera vehemente y arriesgada para conducir, pero evolucionó hacia un tipo sólido, tranquilo, alegre y que siempre daba buen espectáculo al volante de su auto, que fue elegido por sus pares como 39º entre los mejores pilotos de la historia. Ganó seis carreras durante su campaña y su gran rendimiento como piloto de pruebas fue una gran contribución a la creación del Williams FW14B-Renault de 1992, considerado por muchos expertos como el auto más dominante de la historia en relación a sus rivales.

Ricardo Patrese

Foto: http://riccardopatrese.net

Patrese celebrando su triunfo en México el año 1991.

Patrese debutó en la F1 con el equipo Shadow en Mónaco 1977, tras haber sido campeón mundial de Karting y campeón italiano y europeo de Fórmula 3. En 1978 se fue a Arrows, donde estuvo hasta 1981; con autos de nivel bien medio, dos veces fue puntero antes de abandonar, y consiguió dos segundos lugares y una pole position. Su buen rendimiento lo llevó a Brabham, donde fue compañero de Nelson Piquet y consiguió sus primeras dos victorias: Mónaco 1982 y Sudáfrica 1983. Sin embargo, el exceso de abandonos y algunos errores conductivos lo hicieron salir de Brabham y lo llevaron a Alfa Romeo, que venía en decadencia.

Dos años muy opacos en Alfa Romeo le cerraron las puertas de varios equipos. Sin embargo, tuvo una segunda oportunidad en Brabham, equipo al que volvió en 1986. El equipo sufrió el duro golpe de la muerte de Elio de Angelis, y los resultados fueron escasos en ese año y en 1987. Sin embargo, Nigel Mansell se lesionó en Japón y Williams necesitaba un reemplazo para Australia, la última carrera del año. Riccardo fue el elegido y causó tan buena impresión que fue contratado por Williams, que había perdido los motores Honda y estaba en transición hacia los motores Renault.

Patrese hizo una buena temporada ’88, considerando que sólo tenía un motor Judd, y desarrolló muy bien el auto que recibiría el motor Renault en 1989. Ese año fue brillante: aunque no ganó ninguna carrera, sumó muchos podios que le dieron el tercer lugar del campeonato. En 1990 ganó en San Marino y en 1991 en México y Portugal, alcanzando una vez más el tercer lugar de la temporada. Para aquel entonces ya tenía el récord de la mayor cantidad de carreras disputadas, que perdería quince años después a manos del brasileño Rubens Barrichello.

1992 fue el año donde Williams mostró una superioridad impresionante sobre sus rivales. Sin embargo, el campeón fue Nigel Mansell, y Patrese se vio permanentemente relegado. Tuvo una victoria más, en Japón, y otros seis segundos lugares que le dieron el subcampeonato. Sin embargo, su posición en el equipo no era fácil: Mansell quería seguir, y tanto Alain Prost como Ayrton Senna querían llegar a Williams. Ante la posibilidad de perder su lugar en la F1, Patrese firmó con Benetton para 1993, donde sería compañero de un joven Michael Schumacher.

Irónicamente, Mansell se fue a correr Indy Cars y Senna se quedó en McLaren; si no hubiera firmado con Benetton, probablemente habría seguido en Williams. En Benetton nunca se sintió cómodo, y Schumacher estaba comenzando su ascenso a la gloria, por lo que a fines de 1993 el equipo le informó que era libre de buscar otro auto. Como ya todos los equipos de punta tenían su formación para 1994, optó por el retiro, con 256 carreras en 17 años de trayectoria.

Cuando Ayrton Senna murió, tres meses después de su retiro, Williams le ofreció reemplazarlo, pero el italiano no quería más guerra. Luego participó en distintas categorías del automovilismo, pero de todas maneras siguió vinculado a la F1 tras su retiro: hizo pruebas para Williams en 1996 (en las que demostró que su velocidad estaba intacta) y 2002, y en 2008 tuvo la oportunidad de probar el Honda de Barrichello, como parte de las celebraciones de la superación del récord de carreras largadas del italiano.

Ese 2008 fue cómplice en una cámara oculta para un programa italiano de televisión. Llevó a su esposa a dar una vuelta en un circuito con un automóvil de calle, pero a altas velocidades, causando el espanto lógico de la cónyuge. Es impresionante la tranquilidad que muestra Riccardo Patrese, y su risa al final refleja por completo su naturaleza, la misma que lo hizo ser muy popular en una era en que los grandes pilotos (Mansell, Prost, Senna) eran temperamentales y polémicos.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X