Rosberg y Hamilton: La resurrección de un duelo a muerte

Tras el Gran Premio de Hungría, donde el Red Bull de Daniel Ricciardo derrotó a los Mercedes, Nico Rosberg y Lewis Hamilton sumaron una nueva frustración que puede detonar una bomba al interior del equipo.

Guía de: Fórmula 1

El ambiente está espeso al interior del equipo Mercedes. Más que el resultado mismo de la carrera, lo que más molestó a los pilotos fueron las confusas instrucciones que se entregaron durante la misma y que el mismo Niki Lauda, presidente no ejecutivo del equipo, justificó como “fruto de la frustración de como se iba dando la carrera”.

Una pelea de larga data

Primero que nada, un poco de contexto.  Los Mercedes han dominado todo el año, y son candidatos exclusivos al título; esto ha generado gran rivalidad entre ambos pilotos, que se conocen desde niños y se han mostrado igualmente rápidos y competentes para luchar por el título.

rosberg hamilton

Foto: Agencias

Hamilton ganó cuatro de las cinco primeras carreras; sin embargo, ha tenido varios abandonos y otros problemas en clasificación, y esto ha beneficiado a su compañero, que ha estado liderando casi todo el campeonato. Para colmo, Rosberg acaba de renovar por varios años más con el equipo, mientras que el contrato de Hamilton vence a fines de 2015 y suenan varios nombres para esa butaca, partiendo con Fernando Alonso y Sebastian Vettel.

Ya tuvieron varios encontrones este año, pero habían logrado generar un espacio común de relativa armonía…. hasta el Gran Premio de Hungría.

¿Qué pasó en Hungría?

El fin de semana comenzó muy mal para Hamilton, y muy bien para Rosberg. El británico no alcanzó a dar ni una vuelta rápida en la Q1 por un incendio en la parte posterior de su auto, viéndose obligado a partir desde el pitlane después de todos los demás, mientras que Rosberg consiguió la pole position sin ningún esfuerzo.

Hamilton estaba muy molesto, y hasta insinuó que su racha de mala suerte no era solo eso. El domingo largó mal, y casi se pega con el muro en la primera vuelta. Rosberg, en tanto, partió primero y comenzó a hacer gran diferencia con el resto… hasta que en la novena vuelta ocurrió lo que cambió totalmente la carrera.

Hubo un safety car, fruto de un accidente de Marcus Ericsson, que demoró más de la cuenta porque Romain Grosjean se fue de pista cuando estaban por relanzar. Eso causó un desorden en las entradas a pits para cambiar neumáticos, siendo perjudicados los líderes, que quedaron rezagados. Esto favoreció a Daniel Ricciardo y Fernando Alonso, pero también a Lewis Hamilton, que quedó por delante de su compañero.

En eso vino la polémica: el equipo le pidió a Hamilton que dejara pasar a su compañero, porque estaba en estrategias diferentes y venía con neumáticos frescos. Hamilton se negó a bajar su velocidad para dejar pasar a Rosberg, lo que a la larga fue clave para el resultado final porque de no haberlo hecho así el alemán seguramente habría ganado, extendiendo su ventaja sobre el propio Hamilton.

Volvieron a encontrarse en la última vuelta: Rosberg trató de pasar a Hamilton por fuera, pero el británico estiró la cuerda al máximo y casi lo saca de carrera. Al final, Hamilton fue tercero y Rosberg cuarto, pero el moreno inglés quedó muy molesto por la petición del equipo, mientras que el germano quedó molesto por la maniobra de la última vuelta.

El ambiente está espeso en Mercedes. Toto Wolff y Niki Lauda tendrán bastante trabajo para hacer, mientras que Paddy Lowe, el director técnico, tendrá más de alguna explicación que dar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X