Ross Brawn deja Mercedes: Las razones tras la salida de un peso pesado de la Fórmula 1

Se veía venir. Ross Brawn, director del equipo Mercedes, abandona el team que él mismo vendió a la firma germana en 2009.

Guía de: Fórmula 1

Hablar de Ross Brawn es hablar de uno de los personajes más exitosos de la Fórmula 1 de las últimas décadas. Tras trabajar en March, Williams, Arrows y Lola en F-1, y Jaguar en Le Mans, Brawn comenzó a brillar en 1991, cuando fue designado director técnico de Benetton. Junto a Michael Schumacher, Brawn ganó los títulos de 1994 y 1995, y siguió al alemán a Ferrari, donde ganaron cinco títulos de pilotos y seis de constructores entre 1999 y 2004.

Posteriormente pasó en 2007 a Honda, donde fue director técnico del equipo durante dos años.  A fines de 2008 los japoneses decidieron dejar la F-1, y en vez de cerrar el equipo se lo vendieron a un grupo de sus propios ejecutivos,  liderados por Brawn. El equipo fue rebautizado como Brawn GP, y súbitamente ganó el Mundial de 2009 con Jenson Button (que ganó seis carreras, con dos victorias más de Rubens Barrichello), en una de las sorpresas más inesperadas de toda la historia de la F-1.

Tras ganar el Mundial, Brawn vendió el 75% del equipo a Daimler Benz, vendiendo el 25% restante dos años después. Además de hacerse rico con la operación, fue contratado para dirigir el equipo, que lleva actualmente el nombre de Mercedes.

ross brawn

Foto: Reuters

Las razones de la partida

A mediados de 2012, la plana mayor de Daimler Benz analizó el rendimiento del equipo en los tres años previos, y no quedaron satisfechos. Solo una victoria (Nico Rosberg en China 2012), y apenas un podio para su estrella, Michael Schumacher. Decidieron que lo que necesitaban era una forma diferente, más moderna, de estructurar un equipo.

Para ello contrataron a dos personajes claves: Niki Lauda como presidente no-ejecutivo, y Toto Wolff (ex accionista y director de Williams) a cargo del área deportiva de la empresa. La misión de Lauda era conectar mejor a la casa matriz con el equipo (con sede en Inglaterra), y se piensa que él fue quien convenció a Lewis Hamilton de cambiar de equipo. Wolff, en tanto, renovó y modernizó la estructura administrativa del equipo.

La primera señal de que Mercedes quería cambiar a Brawn llegó a principios de este año, cuando entre Lauda y Wolff contrataron a Paddy Lowe, director técnico de McLaren. Evidentemente, un nombre así no es para un cargo menor; Ross Brawn también lo entendió así, y comenzó a preparar la transición, protegiendo los intereses del equipo pero también los propios. Lowe se incorporó al equipo en julio, actuando como subordinado de Brawn, pero también aspirando a sucederlo.

Finalmente, Mercedes decidió que Lowe sería el nuevo director técnico de Mercedes a partir de 2014. Negociaron abiertamente con Brawn durante un par de meses, intentando convencerlo de que se quedara en otro rol en la empresa, pero Ross decidió que él ya no estaba para eso y él mismo anunció su salida del equipo a partir del 31 de diciembre de 2013. Una de las principales discrepancias con Mercedes radica en que Ross es un director de equipo tradicional, con potestad sobre todas las áreas, mientras que Daimler Benz quiere una estructura más corporativa, con varios directores (Lowe, Lauda, Wolff) dirigiendo sus áreas paralelamente, sin una persona única a cargo.

¿Y ahora?

Aparentemente descartada la opción de volver a Honda (que regresa a la F-1 con McLaren en 2015), Ross tiene pocas pero muy interesantes opciones. Se habla de que podría ingresar con un cargo técnico en la FIA (Federación Internacional del Automóvil), pero también de que podría volver a Ferrari, donde vivió sus mejores años. Se dice que Stefano Domenicali, el actual director de equipo, podría ser promovido a otro cargo dentro del Grupo FIAT (al que pertenece la marca italiana) y eso dejaría libre el cargo de director general de Ferrari, que sería a lo que aspira el exitoso ingeniero inglés.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X