Sebastian Vettel, el mejor piloto del momento

Es el campeón mundial de Fórmula 1 más joven de la historia, el niño maravilla de las pistas. ¿Qué tiene este alemán que impresiona tanto?

Guía de: Fórmula 1

Su temporada 2011 ha sido tremenda, con cinco victorias y dos segundos lugares en siete carreras. Es el campeón vigente y todo apunta a que lo volverá a ser al final de esta temporada. Sin embargo, hay gente que aún no lo considera un piloto de clase mundial, y que afirma que gana porque tiene el mejor auto. ¿Cuál es la verdad? Podemos analizarlo desde varios puntos de vista.

Sus argumentos

Vettel

Foto: EFE

Vettel ya tiene varios récords en su historial.

Todavía le faltan varios años para poder acercarse a las cifras de los máximos ganadores, pero tiene varios récords de precocidad. Es el piloto más joven en ganar una carrera de F1 (21 años y 73 días), y el campeón mundial más joven de la historia (23 años y 134 días). También es el más joven en alcanzar una pole position, llegar al podio, sumar un punto, liderar un Grand Prix e incluso en participar de una clasificación de F1.

También es excepcionalmente rápido a vuelta lanzada. En clasificación Vettel tiene excelentes resultados, y en 2008 logró poner en la pole y luego ganar con un Toro Rosso, probablemente un equipo símbolo de la mitad posterior de la grilla.

Es muy consistente: en cada carrera consigue el mejor resultado que permite su auto. Eso es clave en la lucha por el campeonato: actualmente lleva nueve podios seguidos, algo que sólo Fernando Alonso y Michael Schumacher han conseguido.

Debilidades… escasas, pero hay

No obstante ser un piloto tan completo, hay algunas cosas que no están al mismo nivel que el resto de sus capacidades. No se siente cómodo cuando no va primero; su compañero Mark Webber dice que lo peor de Vettel es “lidiar con cambios inesperados en los planes durante una carrera”. Sin embargo, ha mejorado en esta materia, y objetivamente no es muy común que vaya detrás de los punteros.

Se equivoca muy poco, pero lo hace, probablemente porque aún es muy joven. Fue notorio el error en Canadá que permitió el triunfo de Jenson Button, lo que demuestra que no es invencible.

Lo intangible también cuenta

Vettel

Foto: AFP

Vettel tiene el apoyo de su equipo.

Un gran piloto es más que buenos resultados y cifras contundentes. Los mejores de la historia también han sido pilotos carismáticos, con el don de convencer a su equipo de que ellos son “los elegidos”, motivando a sus mecánicos y transformando el ambiente a su alrededor. Aunque también haya gente que cuestiona su actitud.

El germano siempre tuvo “eso” que separa a los grandes campeones de los buenos pilotos. A medida que iba ganando campeonatos y carreras en categorías menores del automovilismo, se iba corriendo la voz de un nuevo fenómeno, y cuando llegó a la F1 lo conocían todos. Algunos técnicos de gran experiencia, como el italiano Giorgio Ascanelli, han comparado la clase de Vettel con la de Ayrton Senna, algo notable considerando que Ascanelli fue ingeniero en pista de Senna en su mejor momento y sabe de lo que habla.

Vettel está todavía a cierta distancia de estar entre los mejores de la historia. Pero sin duda, a los 23 años de edad, ninguno de los más grandes lograba ni la mitad de lo que ha alcanzado el actual campeón del mundo. El tiempo dirá cuánto más es lo que puede lograr, pero va tremendamente bien encaminado.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X