Inicio » Fotografía » Equipo

Apertura del diafragma: Entendiendo la exposición (3ª parte)

La apertura del diafragma es otro de los factores de exposición. Aprender a usarlo nos dará una herramienta más para obtener el tono adecuado en las imágenes, pero también tendrá otras consecuencias sobre la imagen. Aprendamos a utilizarlo.

Anteriormente vimos el concepto de exposición, su importancia en la práctica, y uno de los factores que la determinan: el tiempo de obturación.

En esta oportunidad veremos un segundo factor de exposición: la apertura del diafragma. También se le llama simplemente apertura, abertura o diafragma.

Entendamos primeramente estos conceptos:

Diafragma: es un conjunto de laminillas metálicas, que dispuestas dentro del objetivo de la cámara, controlan la cantidad de luz que llega hasta el sensor o película. Semejan la forma y el funcionamiento del iris de nuestros ojos, pudiendo cerrarse para disminuir la abertura y que así entre menos luz, o por el contrario, se abre para que ingrese más luz.

Así, la apertura o abertura es el orificio resultante, lo que equivaldría a nuestras pupilas.

Diafragmas 5.6 , 11 y 32

Foto: Rodrigo González Lillo

Vemos distintas aperturas del diafragma en un mismo objetivo. De izquierda a derecha: F5.6, F11 y F32

La apertura es representada típicamente con una letra f y un número. Ejemplo: f / 5.6

Este número resulta de la división entre el diámetro efectivo de la apertura, y la distancia focal del objetivo. Por lo tanto, una apertura pequeña (una “pupila” pequeña), cuya medida cabe más veces en la distancia focal, nos entregará un número f más alto.

Ejemplo: f / 22 representa una abertura cuyo diámetro cabe 22 veces en la distancia focal del objetivo. Se trata de un diafragma cerrado, que genera una apertura pequeña, por donde entra poca luz respecto a -por ejemplo- un valor f / 4.

Para combinar los 3 factores de exposición, debemos tener equivalencias entre uno y otro. Por lo tanto, al igual que en el tiempo de obturación, formaremos una escala estándar en que cada paso entre uno y otro valor, sea el doble o la mitad de luz que entra (porque el área de la apertura es el doble o la mitad). Ésta es la escala de valores F :

1.0 – 1.4 – 2.0 – 2.8 – 4.0 – 5.6 – 8.0 – 11 – 16 – 22 – 32 – 45 – 64 – 90

Gráfico de  diafragmas

Foto: Eric Bajart

Esquema que muestra la relación que existe entre la apertura del diafragma y su respectivo valor F

Al avanzar hacia la derecha, los valores f aumentan, la apertura es menor (por un diafragma más cerrado), y por lo tanto entra menos luz progresivamente. En cada paso (también llamado “punto” o “stop”), ingresa la mitad de luz respecto a su valor anterior, pues el área de la apertura es la mitad.

Por el contrario, al ir hacia la izquierda de esta escala, los valores f disminuyen, la apertura es mayor (diafragma más abierto), y así entra más luz progresivamente. En cada paso (stop o punto), ingresa el doble de luz respecto a su valor anterior, pues el área de la apertura es el doble.

Las cámaras modernas también disponen de valores F intermedios, permitiendo un control más preciso de la exposición. Ejemplo de valores intermedios: f / 3.5 , f / 7.1 , etc

Pantalla con aperturas del diafragma

Foto: Rodrigo González Lillo

En la imagen superior vemos una pantalla de cámara electrónica que indica una apertura del diafragma de 5.6. En la imagen inferior, la pantalla indica un valor F22

Los objetivos

Ya hemos visto que la principal característica de un objetivo es su distancia focal. La segunda propiedad de relevancia en un objetivo es su luminosidad, o sea, cual es su mayor apertura. Por ejemplo, un objetivo f / 2.8 es más luminoso que un objetivo f / 4.0 , pues su diafragma es capaz de abrir un punto más (un paso del doble de luz en la escala recién vista). Lo anterior tiene implicancias en la fabricación de estos dispositivos, y con ello encontraremos precios ostensiblemente mayores mientras más luminoso sea el objetivo.

Por ejemplo, vea la diferencia de precio (y de peso) entre este objetivo de 300 mm f / 4.0 , y este otro 300 mm f / 2.8

Con esto, también podemos darnos cuenta que los objetivos no completan toda la escala de diafragmas, siendo un límite técnico tanto el valor más abierto como el más cerrado.

Consecuencias

La utilización de diversas aperturas, incidirá directamente en la denominada profundidad de campo, concepto que será analizado en futuros artículos.

En la siguiente publicación, veremos el tercer y último factor de exposición: la sensibilidad.

Más sobre Fotografía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X