El fotógrafo chileno que logró retratar al verdadero “Don Corleone”: Una historia de película

Se trata de Sergio Larraín, quien en 1959 motivado con ingresar a la prestigiosa agencia Magnum, aceptó una de las misiones más peligrosas de la época, fotografiar al jefe de la Cosa Nostra.

Guía de: Fotografía

Una de esas historias que son para contárselas a los nietos y a muchas otras generaciones venideras. Así podría ser catalogada la anécdota del fotógrafo chileno Sergio Larraín, quien en el año 1959, y motivado por ingresar a la prestigiosa agencia Magnum, aceptó una de las misiones más complejas de la época, retratar al verdadero “Don Corleone”, Giuseppe Genco Russo, el capo de la Cosa Nostra que inspiró al personaje de la conocida película y el libro de Mario Puzo.
Don Corleone Fotógrafo Chileno

Foto: Bitacoras.com

Todo comenzó con la petición de uno de los fundadores de la agencia, Henri Cartier-Bresson. Tras aceptar, el chileno emprendió rumo a Italia, a Sicilia, donde recorrió la isla durante tres largos meses.

Don Corleone Fotógrafo Chileno

Foto: Bitacoras.com

En principio la tarea no fue para nada fácil. Acompañado de su cámara Leica, Larraín recorrió varias partes de la isla sin tener ningún dato de “Don Corleone”, pues nadie se atrevía a hablar de él.

La tarea parecía ya casi imposible a tres meses de haber arribado a Sicilia, cuando de repente en un bar, un parroquiano le dice que Don Corleone vive en un lugar llamado Caltanissetta.

Ilusionado con poder encontrar a este capo de la mafia, Sergio Larraín parte hasta Caltaniseetta, donde finalmente encuentra al capo de la Cosa Nostra y se hospeda, casi como un papparazi, al frente de la casa de Giuseppe Genco. Comienza a fotografiar a su objetivo, pero de un principio su trabajo no lo convence, las tomas no eran las mejores, algo más había que hacer para acercarse a Don Corleone, pese a rigurosa seguridad personal.

Don Corleone Sergio Larraín

Foto: Internet

Sergio Larraín, fotógrafo chileno.

Larraín, aparte de ser fotógrafo parece que también tenía dotes de actor, pues logra burlar al abogado de Corleone y pronto a la guardia del mafioso, todo argumentando ser un simpático turista chileno interesado en ruinas romanas. Increíble.

La cercanía que Larraín termina logrando con el padrino es tal, que hasta lo invitan a cenar a la casa, aquello durante 15 días en los que guarda resguardos y no le toma ni una sola foto.

Pero hechos los lazos, establecidos los puentes, Larraín comprende que para retratar a Corleone deberá tomar riesgos, y es después de un gran almuerzo que el fotógrafo chileno comienza a sacarle fotos a la casa del jefe de la mafia y también a éste que se va a un diván a descansar.

El momento de tensión llega, Larraín se enfrenta cara a cara con la guardia de Don Corleone, la que alerta al capo de la extraña conducta del “turista” chileno, a lo que Giuseppe Genco Russo le pregunta ¿por qué tomaba tantas fotografías? El chileno no se amilana y con sangre fría responde “porque solo así podré seleccionar la mejor de las fotos al final del viaje”.

Don Corleone Fotógrafo Chileno

Foto: Bitacoras.com

La foto de Don Corleone tomada por el chileno Sergio Larraín.

Suerte gigante la del fotógrafo, pues el capo lo entiende e incluso le cree al punto de ponerse un traje y un sombrero para posar ante la Leica de Sergio Larraín. Un acierto mundial que semanas después terminó siendo portada de numerosas revistas en todo el mundo.

El saldo, finalmente, de Larraín terminó siendo uno de los mejores de su vida. En el viaje tomó 6 mil fotos, 100 de Don Corleone y finalmente pudo lograr su objetivo más importante, ingresar a Magnum.

Más sobre Fotografía

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X