Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Argentina puede ser un “Titanic” del fútbol: Tras caer con Paraguay, las razones y lo que viene

El equipo de Edgardo Bauza volvió a ofrecer una actuación preocupante y cayó ante Paraguay por 1 a 0 como local.
Crisis Argentina

mundod.lavoz.com.ar

No es el Titanic. Todavía se está a tiempo de sacar el agua, retomar la calma, y llegar a la orilla imaginaria de esta travesía que son las clasificatorias a Rusia 2018. Pero la situación es alarmante y requiere de una reacción urgente. Una situación no apta para tibios. No apta para titubeos.

Argentina jugó decididamente mal ante Paraguay. Haciendo de local en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, era en la previa un partido trascendental. De ganar, el conjunto que conduce Edgardo Bauza se posicionaba en la tercera colocación. Sin la posibilidad de “tirar manteca al techo”, pero dentro del pelotón de selecciones clasificadas.

No solo no lo logró: un gol de Derlis González a los 17 minutos de juego, tras pase de Ángel Romero, alcanzó para sepultar las aspiraciones albicelestes. Ese contraataque, finiquitado en tan solo tres movimientos, desnudó la falta de coordinación en el retroceso argentino tras las pérdidas del balón en ataque.

Conclusión: si las eliminatorias culminaran hoy, Argentina debería jugar el repechaje. Lo alarmante, además, es que ahora Paraguay le respira la nuca. Con 15 puntos, se ubicó a una sola unidad de distancia. Y Chile, que parecía fuera de la discusión, se encuentra a dos puntos gracias a la ajustada victoria, por 2 a 1, ante Perú.

Las fallas estuvieron en todas las líneas, no solo en defensa. Al margen de contar con una zaga central improvisada por obligación (Martín Demichelis y Mateo Musacchio reemplazaron a Otamendi y Funes Mori por la suspensión de ambos), los desajustes entre el fondo, el medio y el ataque se agudizaron con el correr de los partidos.

Crisis Argentina

www.worldnewsenespanol.com

Los jugadores hablaron fuera de la cancha. ¿Y dentro? 

Javier Mascherano había hablado con crudeza del grosero error que le permitió a Perú empatar el jueves pasado, diciendo que Argentina no había ganado por culpa suya.

Las duras palabras auto-adjudicándose la responsabilidad por un flojo pase atrás que terminó en penal (“es una mierda”) no alcanzó para mejorar la imagen ante el elenco dirigido por Francisco Arce.

Sergio Agüero, por su parte, desafió a las críticas al asegurar, también previo al choque de anoche, que “cuando no estemos más (los jugadores de la generación actual) nos van a extrañar”, Además, sugirió que “hasta los nenes me gritan “amargo”“. En el partido erró un penal que, lejos de cambiar totalmente el panorama, quizá significaba un cambio en el trámite del partido. Quizá, implicaba no perder.

Palabras sobradoras, que sirven si luego, “a la hora de los bifes”, con la redonda, con la “caprichosa”, hay una actuación acorde. La sugerencia, desde aquí, es la de intentar hablar menos y concentrarse en lo verdaderamente importante: levantar un pobre rendimiento que se vio traducido en resultados preocupantes, especialmente en los últimos tres partidos.

Porque más que dos empates y una derrota en las últimas tres presentaciones, si hubo algo que hizo posible la situación actual, fue un rendimiento, por ponerlo en un término de lo más simple, malo.

Cambios, ¿si o no?

La peor noticia es que ahora hay que jugar frente a Brasil. El equipo ahora dirigido por Tité viene en franco ascenso, con una elocuente mejora desde el aspecto futbolístico y, por supuesto, anímico, liderando la tabla de posiciones de las clasificatorias sudamericanas.

Belo Horizonte será una dura parada. Y lo más sensato sería darles descanso a ciertos futbolistas que vienen jugando de regular para abajo, como Ángel Di María, Sergio Agüero y Javier Mascherano, por citar los casos más elocuentes.

Es cierto: ensayar cambios justo en un partido tan caliente podría parecer una jugada de alto riesgo. De todas formas, luego de Brasil será el turno de enfrentar a otro duro rival como Colombia.

El propio Bauza precisó en la conferencia de prensa posterior a la derrota de anoche que el plantel estaba “golpeado”. Y en el momento que atraviesa la selección, es imperante levantarse rápido… o dejarle el lugar a otro. De lo contrario, cuando nos queramos acordar, el naufragio será una realidad.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X