Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Cómo salir adelante tras situaciones de extrema gravedad: El inspirador caso de Ángel Di María

El delantero argentino atravesó momentos como el nacimiento prematuro de su hija, el fallecimiento de su abuela y muchas lesiones.

El llanto luego de anotar el gol que significó la apertura del marcador frente a Chile, en el debut de la Copa América Centenario, nos golpeó a todos. Nos dejó con la cabeza “diciendo que no”. La abuela de Ángel Di María había fallecido y el delantero no podía más con la tristeza.

Necesitaba contarle al mundo lo que había pasado en Rosario, a miles de kilómetros de distancia, sin poder estar allí. Como hubiese querido. Como cualquiera hubiese deseado. “Abuela, te voy a extrañar muchísimo”, decía la remera preparada para la ocasión. El jugador la mostró, la alzó emocionado.

En su cuenta de Facebook había publicado otro mensaje emotivo, también dedicado a su abuela, que decía “viejita linda, descansa en paz junto a tu viejito. Gracias por dejarme de herencia estos valores que hoy llevo con la frente en alto. Te quiero con el corazón!”.

Ángel Di María y su hija recuperada en su casa / www.infobae.com

Ángel Di María y su hija recuperada en su casa / www.infobae.com

Pese a la tristeza que podría haberlo paralizado, “Fideo” decidió que quería decir presente ante la Roja. A esos valores se refería el ex-Real Madrid y Manchester United.

La angustia, el padecimiento y el dolor parecen moneda corriente en la vida de este flaco que juega al fútbol. Y tantas lesiones en la Selección Argentina -en el mundial de Brasil, en la Copa América 2015 y en el torneo disputado actualmente- no son casualidad. Sin embargo las lesiones, seguramente a causa del estrés, tienen un origen más fuerte que el futbolístico.

El 22 de abril de 2013, “Angelito” pasó por otro examen difícil. De vida o muerte. Su hija Mía nació con 6 meses de gestación porque su mujer, Jorgelina Cardozo, comenzó a perder líquido. El resultado fue una cesárea de urgencia.

Las posibilidades de sobrevivir, según los especialistas al cuidado de la bebé recién nacida, eran de un escaso 30%. Cardozo y Di María iban a visitarla dos veces por día, como se visita a un reo que está cumpliendo su condena. Transcurrieron dos meses de internación, que para los padres de esta niña -ahora con 3 años- parecían eternos.

El que sigue es el conmovedor testimonio de Jorgelina, la madre luchadora, cuando debió afrontar la durísima prueba: “Alto porcentaje de no venir a este mundo, otro tanto de quedar con secuelas importantes. ¿Qué será de tu vida mi pequeña gran Mía? ¡Cuántas lágrimas! Llegaste a este mundo… y ahora lo peor. Dos meses en la Unidad de Cuidados Intensivos”.

Un año después, con Mía ya en casa, el mensaje de Ángel en los días previos al comienzo de Brasil 2014 pasó a ser pura alegría y optimismo: “Mi hija me enseñó que todo se puede, a saber que lo más difícil a veces se puede convertir en algo fácil, en que el esfuerzo de uno puede tener recompensa, me enseñó a saber sufrir y aguantar el dolor, a ser más fuerte”.

“Todo esto que me transmitió me ayudó a hacer un año espectacular -había sido clave en la coronación del Real Madrid en la Champions League 2014-, se lo debo a ella y a mi mujer, que son las que siempre están a mi lado y siempre apuestan por mí”.

Veinticuatro meses más tarde, Di María está inmerso en otra lucha. Una mucho más agradable que tener a una hija dirimiendo si vive o no: según los últimos reportes médicos, el desgarro del delantero del PSG sería algo más leve de lo que se creía y podría llegar a disputar una eventual semifinal de copa.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X