Descalificador registro: Las faltas más violentas de delanteros argentinos

La brutal patada del “Kun” Agüero a David Luiz hace recordar que hasta los más habilidosos a veces pierden el control de sus nervios.

Guía de: Fútbol Argentino

Jugadores como Sergio Agüero, Ángel Di María y Lionel Messi son dueños de un talento y una velocidad que, generalmente, los convierten en destinatarios de duras infracciones por parte de los defensores rivales. No obstante, hay ocasiones en las que la situación se puede dar vuelta y los cazados se convierten en cazadores.

Agüero y David Luiz, en el encuentro del sábado pasado.

Agüero y David Luiz, en el encuentro del sábado pasado.

La patada que le propinó el “Kun” Agüero al defensor brasileño David Luiz, en el partido Manchester City-Chelsea, correspondiente a la Premier League inglesa, deja en claro que los habilidosos no sólo saben recibir golpes, sino que también pueden golpear con violencia.

Por supuesto, el ex delantero de Independiente y Atlético de Madrid no es un caso único. Son muchos los futbolistas argentinos que, cansados de la violencia de los adversarios, se convirtieron en victimarios. El mismo Messi, harto de la ferocidad de Pepe en un clásico Barcelona-Real Madrid hace cuatro años, le cometió una infracción tan dura como innecesaria, que le valió la tarjeta amarilla. ¿Imprudencia o intencionalidad? Sólo la “Pulga” lo sabe.

Ángel Di María es otro de los futbolistas hábiles que se cansó de ser blanco de los defensores rústicos. Muchos recuerdan que cuando vestía la camiseta del Real Madrid, en un encuentro como visitante frente al Valencia,  agredió sin pelota a Joao Pereira y fue expulsado.

También las glorias del pasado tuvieron sus momentos reaccionarios. ¿Alguien puede olvidar el incidente de Ariel Ortega contra Holanda?  El “Burrito” le hizo honor a su apodo en los cuartos de final del Mundial Francia 1998.

Le quedaban escasos minutos al partido para cumplir el tiempo reglamentario con el resultado 1-1, cuando el atacante de la “Albiceleste” no soportó un reclamo del arquero Edwin Van der Sar y le respondió con un cabezazo en el mentón. Como si la expulsión no hubiera sido suficiente, inmediatamente después la “Naranja” anotó el tanto que marcó la eliminación de Argentina.

Ortega y una agresión infantil a Van der Sar.

Ortega y una agresión infantil a Van der Sar.

Hasta Diego Armando Maradona, siempre objetivo de los tapones de los defensores, se vio involucrado en un escándalo inolvidable cuando militaba en el Barcelona, durante la final de la Copa del Rey de 1984.

Con el partido 1-0 a favor del Athletic de Bilbao, a falta de un minuto para el pitazo final, el astro argentino simuló una falta en el área rival. Si bien el árbitro no cobró la engañosa situación, algunos jugadores del club vasco empezaron a cruzar palabras con Maradona, que no se quedó callado.

Finalmente, la situación se salió de control y Maradona terminó repartiendo patadas y puñetazos a cualquiera que vistiera camiseta rojiblanca, en un bochornoso e inolvidable episodio para el fútbol mundial.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X