Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

El “Bidón de Branco”: Una de las peores traiciones de la historia del fútbol

El exlateral brasileño Branco fue víctima de una jugada artera, en el partido ante Argentina de Italia'90.

El recuerdo aun está fresco, porque se trató, en el fútbol, de una de las grandes gestas en la historia reciente. La inolvidable jugada de Diego Maradona, habilitando a Claudio Caniggia para que venza a Taffarel, el arquero brasileño no se borra con facilidad.

Lo mismo ocurre, 26 años después, con la jugada sucia que el banco de suplentes argentino, con Carlos Bilardo a la cabeza, planificó sin una víctima precisa. Quien cayó en la trampa fue el lateral izquierdo Branco. Cláudio Ibraim Vaz Leal, exhausto, fue hasta el rincón albiceleste en busca de agua, pero se llevó un chasco. Una sorpresa tan mayúscula como desagradable.

El agua, brindada gentilmente por staff del elenco argentino antes que Maradona dejara en el camino a tres postes amarillos, contenía… ¡un sedante psiquiátrico! que produjo en Branco un cóctel de dolores, náuseas y mareo.

bidondebranco

Para los puristas del fùtbol y el reglamento, la victoria de la selección trasandina pudo haberse empañado por esta acción desleal. Para otros, sin embargo, el fútbol se juega con viveza, con picardía, y el “Bidón de Branco” se encuadra dentro de estas características.

Los testimonios que acreditan la veracidad del hecho

Si bien del lado argentino en un primer momento se intentó esconder el asunto, fue en 2004 que José Horacio Basualdo, integrante del equipo que terminó cayendo en la final ante Alemania, confesó que el gesto de amabilidad, teñido de suciedad, terminó ocurriendo.

“La historia fue cierta. Nosotros nos enteramos en el momento que íbamos a tomar agua porque hacía más de 40 grados. En el momento de una lesión, “Galindez” (Miguel di Lorenzo, el masajista), se encargó de darnos los bidones. Fue cuando nos entreamos de que le habían echado una sustancia somnolienta al agua. Branco se llevó ese bidón. Justo él, que ejecutaba los tiros libres…”

Estas palabras le valieron a Basualdo haber sido amenazado por el propio Bilardo con hacer pública una supuesta infidelidad que materializó en 1996, cuando lo dirigía en Boca Juniors: “Ahora todos salen a hablar del tema. Y hay un jugador que estuvo conmigo en Boca que no tiene moral para hablar. Salió con una santafesina. Yo lo tengo filmado, tengo el video. Y esa santafesina no es la mujer que hoy tiene”.

Maradona, por su parte, relató su visión del episodio con su verborragia habitual, en el programa televisivo “Mar de Fondo”: En la jugada mencionada por Basualdo, en la que Ricardo Rocha le comete una infracción a Pedro Troglio.

Con los auxiliares en cancha, Branco toma el agua del bidón verde. El calor sofocante impidió que examinara el agua que estaba por tomar. Y cuando Julio Olarticoechea intenta hacer lo propio, el ex “10″ le grita “¡Vasco! ¡De ese no! ¡Del otro!”.

“Yo le decía a Valdo: “Tomá Valdito, tomá”. Y después vino Branco y se la tomó toda. Después tiraba los tiros libres y se caía. Cuando terminó el partido, estaban los dos buses juntos. Branco me miraba por la ventanilla y me señalaba, culpándome. Yo le hacía gestos de que no tenía nada que ver. Jugábamos los dos en Italia y teníamos buena relación. Pero a partir de ahí no hablamos más”.

La opinión de Branco 

Detrás de las declaraciones de Maradona llegó la respuesta. El iniciado futbolísticamente en Internacional de Porto Alegre se preguntó: “¿Se imaginan si después de ese partido me convocan para un examen antidopaje? ¿Qué habría sido de mí? ¿Cómo podría haber explicado la presencia de esa sustancia en mi organismo?”

Además, fue lapidario al afirmar que “lo que me hicieron fue irresponsable, nada profesional y pudo tener consecuencias terribles”.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X