Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

El día que Gabriel Batistuta quiso que le amputaran las piernas: Dramático testimonio

A cuatro años de pedir que le corten las piernas, el exjugador argentino aun espera por una prótesis.

Gabriel Batistuta fue un icono del gol de los ’90. Hasta que un tal Lionel Messi decidió dejarlo atrás en el listado, “Batigol” era incluso el máximo goleador de la Selección Argentina. Durante casi toda la década mencionada, se destacó también en la Fiorentina, donde llegó a ser idolatrado por jugar más de 300 partidos y anotar más de 200 tantos.

El propio protagonista supo comentar que era costumbre abrir la puerta de su casa de Firenze y encontrar productos como frutas, verduras y aceite de oliva, regalados por los hinchas. Mayor prueba de amor que esa, imposible.

www.dailymail.co.uk

www.dailymail.co.uk

La parte linda, que incluyó ganar la Copa América en 1991 y 1993 con la Albiceleste, contrastó con las insoportables lesiones de tobillo, que según el rosarino no le dejaron otra alternativa que colgar los botines. Si bien es cierto que se retiró a los 36 años, la decisión la tomó luego de jugar dos temporadas en la liga de Qatar, claramente alejada de lo que podría considerarse un fútbol competitivo.

Dolor. Sufrimiento. Hartazgo. A ese punto llegó Batistuta en 2012, cuando le pidió al médico deportólogo Roberto Avanzi, quien lo trataba en sus dolencias, que “me cortara las piernas como a Pistorius”, en referencia al atleta sudafricano Oscar Pistorius, quien tiene ambas piernas amputadas.

En una entrevista concedida al canal TyC Sports, confesó que “a los dos días de retirarme no podía caminar. Me he llegado a orinar en la cama, teniendo el baño a 3 metros, para no levantarme”.

Avanzi encontró una solución intermedia, provisoria, hasta llegar a la tan ansiada prótesis: le operó el tobillo derecho mediante una atrodesis, una fijación del tobillo con tornillos. Gracias a esta intervención, “Batigol” puede “descansar” la zona dolorida y jugar al golf y al polo sin problemas.

El origen de tanto malestar está en “la falta de cartílagos y tendones, haciendo que los 86 kilos que pesan mi cuerpo estén apoyados sobre los huesos y generando una fricción”.

 

 

 

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X