Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

El mito que envolvió a Johan Cruyff sobre ausencia al mundial de Argentina

Durante mucho tiempo se creyó que el futbolista fallecido la semana pasada se negó a jugarlo por estar en desacuerdo con el gobierno militar; conoce los verdaderos motivos.

Aun es demasiado pronto para medir cuánto sentirá el fútbol en genera el fallecimiento del holandés Johan Cruyff. Mucho se dijo luego de su partida acerca de cómo cambió la historia del balompié, en especial en el Ajax, el Barcelona y la selección de su país.

A la “naranja mecánica”, el lujoso equipo integrado entre otros por Cruyff, recordado por proponer desde el año 1974 un estilo de juego muy diferente a todo lo visto con anterioridad, le hubiera caído muy bien haber ganado un mundial.

Al fútbol mismo, hoy por hoy tan pendiente de los resultados y no tanto de las formas, le hubiera venido “como anillo al dedo” que una selección de esas características hubiese triunfado en ese aspecto.

Johan Cruyf y Roberto Perfumo, capitanes de Holanda y Argentina, se saludan en duelo de Alemania 1974 / canchallena.lanacion.com.ar

Johan Cruyff y Roberto Perfumo, capitanes de Holanda y Argentina, se saludan en duelo de Alemania 1974 / canchallena.lanacion.com.ar

Lo cierto es que el señor Johan Cryuff decidió no jugar el mundial de Argentina 1978 obtenido por el país organizador, ganando la final contra el conjunto donde este irreverente resultó ser el gran ausente.

Es que Cryuff tampoco se trató de un jugador más para este país: por un lado, los espectadores locales se perdieron la oportunidad de observar a un futbolista de semejante categoría. Y por el otro, fue una de las figuras del partido en el que cuatro años atrás, en Alemania 1974, Holanda vapuleó y goleó por 4 a 0 a la Argentina.

Versiones sobre los motivos de su deserción hubo muchas: desde la falta de un acuerdo con la firma que lo vestía -llegó a sacarse una de las tres tiras, símbolo de la marca- pasando por un conflicto con su mujer, quien no le habría permitido viajar, hasta el hecho de estar en contra de la dictadura cívico-militar que se encontraba en gobernando en el país trasandino.

Despegándose en absoluto de toda cuestión política, la palabra del propio protagonista en diversos reportajes indicó que la razón principal fue que sufrió un violento intento de secuestro algunos meses previo al mundial, durante el cual, tanto a él como a su familia, los ataron a una silla. Luego de la intentona, se movilizó por Barcelona con custodia permanente.

Por otro lado, el astro holandés había afirmado, echando luz a un misterio que se mantuvo por 30 años, que se encontraba en la curva descendente de su rendimiento. Para el propio Cruyff, un mundial requería estar preparado física y mentalmente al 100%, algo impracticable por estar pensando más en el retiro que en jugar.

De todas formas, el futbolista ya había renunciado a la selección de Holanda y ni una fiesta organizada por varios medios de ese país, ni 14 mil firmas para hacerle cambiar de parecer, lograron torcer el destino.

La decisión, tanto de no presentarse más en el equipo nacional, como de no brindar explicaciones al respecto, estaba tomada: “No me apatece explicar todas estas cosas porque solamente ocasionarán más discusiones y esto no me gusta nada. Tomé una decisión y me quedo con ella”.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X