¿En qué falló Argentina en Rusia 2018? Análisis de un nuevo y doloroso fracaso internacional

Desde los jugadores hasta los dirigentes, ¿quiénes son todos los responsables de esta prematura eliminación de Argentina?

Guía de: Fútbol Argentino

La Selección francesa le dio a Argentina una cucharada de la amarga realidad: el equipo no estuvo a la altura de la cita mundialista y su destino en Rusia sólo dependía de alguna milagrosa aparición de Lionel Messi.

El cachetazo recibido el sábado en Kazán obliga a autocríticas profundas: ¿Por qué Argentina se vuelve a casa tan pronto? ¿Cuáles fueron los errores? A continuación, un análisis de las distintas responsabilidades:

Jorge Sampaoli

Hace un año, el DT firmaba su contrato con la AFA como promesa de gran salvador de un equipo en crisis. Asumió el desafío de llevar a Argentina al Mundial y de devolverle la alegría al público.

Sin embargo, Sampaoli fracasó todos los planos. No logró una comunicación fluida con sus dirigidos, a los que mareó con sus constantes variaciones, y falló en imponer su idea de juego. Tuvo en Lionel Messi un recurso que nunca entendió cómo explotar. Apostó a extrañezas difíciles de comprender, como el uso del extremo Eduardo Salvio como marcador de punta o entregarle la titularidad a Enzo Pérez, quien fue convocado de urgencia tras la lesión de Manuel Lanzini.

El estratega nunca halló el mediocampo ideal. Rotó todo el tiempo a Lucas Biglia, Javier Mascherano y Éver Banega, mientras Giovani Lo Celso no disputó ni un minuto pese a que era fuertemente considerado en los entrenamientos.

En su defensa, el poco tiempo de trabajo fue un factor fundamental. No obstante, él lo sabía cuando se subió al barco. ¿Continuará Sampaoli en el cargo?

Sampaoli no logró imponer su idea de juego.

Sampaoli no logró imponer su idea de juego.

Los referentes del plantel

A lo largo de todo el proceso, fueron muy pocos los jugadores que sacaron la cara por el equipo. Messi tuvo chispazos de su talento, pero en líneas generales falló en sus funciones clave: el liderazgo, la conducción y el desequilibrio.

Ángel Di María apareció en su esplendor durante el duelo contra Francia. Antes de eso, estuvo ausente sin aviso. Javier Mascherano fue de menor a mayor en esta Copa, aunque queda claro que con su garra ya no le alcanza. Lucas Biglia fue una sombra de aquel gran mediocampista de Brasil 2014. Ya nadie se acuerda del último gol de Gonzalo Higuaín con la camiseta de Argentina. Sergio Agüero y Éver Banega, intermitentes. Marcos Rojo fue héroe por una incursión ofensiva, aunque en su rol principal dejó mucho que desear.

En los momentos más difíciles llamó la atención que los más inexpertos se hicieran cargo. Cristian Pavón, Marcos Acuña, Nicolás Tagliafico y Gabriel Mercado asumieron el protagonismo contra todo pronóstico.

Se esperaba más de Messi en este Mundial.

Se esperaba más de Messi en este Mundial.

La dirigencia

Es difícil encontrar el camino correcto cuando el mensaje que baja desde la cúpula es caos y desorganización. ¿Cómo se confía en una federación que va emparchando todo sobre la marcha? ¿Cómo se convierte en un ejemplo a seguir luego de aquel escandaloso empate 38 a 38?

La primera acción de esta “nueva” AFA, con flamante conducción desde hace poco más de un año, fue la rescisión del contrato de Edgardo Bauza y la contratación de Sampaoli.

Desde ese momento, la entidad fracasó en la elaboración de un proyecto deportivo serio e integrado. Ahora deberá sostener el vínculo de cinco años acordado con el actual DT o desembolsar una cifra multimillonaria.

Por supuesto, los desmanejos no comenzaron con Claudio “Chiqui” Tapia, sino que fueron heredados de gestiones anteriores que desmantelaron el trabajo de las selecciones juveniles y nunca sostuvieron planes a largo plazo.

¿Le renovará Tapia su confianza a Sampaoli?

¿Le renovará Tapia su confianza a Sampaoli?

El periodismo

Lejos de su rol de comunicadora, gran parte de la prensa asumió responsabilidades que terminaron perjudicando a la Selección argentina. Desde los medios se insistió hasta el hartazgo con la contratación de Sampaoli, a quien ahora señalan como el mayor culpable de este fracaso.

Además de exigir la convocatoria de futbolistas que no eran tenidos en cuenta, el periodismo le soltó la mano al técnico en pleno desarrollo del Mundial. La difusión de rumores infundados sobre conflictos internos y peleas en el vestuario no hicieron más que afectar negativamente el trabajo del plantel y cuerpo técnico.

La falta de proyectos a largo plazo son, en parte, culpa de una prensa sensacionalista que privilegia la primicia sobre el bien común, aun tratándose de información falsa. Eso sí: el exceso de críticas a jugadores y entrenadores es proporcional al silencio a la hora de juzgar a algunos directivos.

Mascherano fue muy crítico con la prensa luego de la derrota contra Croacia.

Mascherano fue muy crítico con la prensa luego de la derrota contra Croacia.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X