Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Escándalo en el fútbol de ascenso: Árbitro denuncia intento de soborno

Yamil Possi denunció que "una señorita" vinculada con Almagro, de la Primera B, quiso sobornarlo para favorecer a su equipo frente a Estudiantes de Caseros.

Los árbitros, en la Argentina, viven bajo sospecha permanente. Acusados de beneficiar o perjudicar a un equipo según de qué lado se lo mire, muchos errores son juzgados como intencionales. En este caso Yamil Possi, quien dirigió el clásico barrial entre Almagro y Estudiantes de Caseros, de la Primera B Metropolitana (la tercera categoría del fútbol argentino), debió arbitrar bajo presión ya que denunció que instantes previos al partido “una señorita se apareció en el vestuario e intentó sobornarme”.

soborno-arbitro

Almagro lleva 22 fechas sin ganar incluyendo el partido frente a Estudiantes, que terminó 0 a 0, y la encargada de seguridad, según el diario Crónica, le habría ofrecido al árbitro cerca de 600 dólares para que favorezca a dicha institución.

Salvo en contadas ocasiones, este tipo de denuncias suelen perderse en los archivos por negligencia de los dirigentes de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino), a quienes no les interesa investigar. Sin embargo, la acusación de Possi tendría asidero por tratarse, al margen de sus 33 años, de una de las mayores promesas del referato del país trasandino

El presidente de Almagro, Julián Romero, intentó desestimar la denuncia al aseverar que “es algo grave pero a la vez ridículo por cómo se dieron las cosas según el árbitro”, porqueme dijo que una mujer que es contratada por Almagro para cada partido de local, ingresó al vestuario y le ofreció 5000 pesos (aproximadamente 600 dólares) para favorecer a nuestro club, delante de los asistentes y del cuarto árbitro”, y completó: “Nadie que se proponga hacer una cosa como esta puede llevarlo a cabo de esa manera”.

La institución del Gran Buenos Aires deberá, ahora, realizar un descargo sobre lo acontecido para evitar una dura sanción. El artículo 73 del Reglamento de Transgresiones y Penas establece “suspensión de cuatro meses a dos años al club que por sí, por persona interpuesta o por cualquier medio, induzca o intente inducir a un árbitro para que actúe en forma que facilite o asegure la derrota, el empate o el triunfo de algún equipo”.

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X