Historia de la Sub 23: El inolvidable triunfo de Chile que dolió en el alma a los argentinos

Hace 20 años, el agónico gol de Navia dejaba a los transandinos afuera de los Juegos Olímpicos de Sidney.

Guía de: Fútbol Argentino

El encuentro que disputarán este viernes por la noche las Selecciones Sub 23 de Chile y Argentina tiene un antecedente difícil de olvidar para ambos. Fue en la última fecha del Preolímpico 2000, disputado en Brasil, que otorgaba dos boletos para los JJ.OO de Sidney.

La “Roja” de Héctor Pinto contaba con estrellas incipientes de la talla de David Pizarro, Rodrigo Tello, Rafael Olarra, Claudio Maldonado, Pablo Contreras y Héctor Tapia, entre otros. Sin embargo, la “Albiceleste” era candidata por el peso específico de su plantel: Juan Román Riquelme, Pablo Aimar, Lionel Scaloni, Esteban Cambiasso, Gabriel Milito y Javier Saviola formaban parte de un vestuario superpoblado de figuras.

Navia le dio el triunfo agónico a Chile.

Navia le dio el triunfo agónico a Chile.

Llamó la atención que ambos llegaron a la última jornada del cuadrangular final, el 6 de febrero de ese año, igualados en puntos y goles. Con un pasaje ya asegurado por Brasil y con Uruguay ya sin chances, sólo quedaba en juego un boleto a Australia y sería para Chile o Argentina Y el empate no resolvía a ningún ganador en el Estadio de Café, de la ciudad de Londrina

Las figuras de José Pekerman no pudieron torcer el marcador en todo el encuentro. El reloj corría, las piernas pesaban, los hinchas brasileños no dejaban de alentar a Chile. Y cuando el empate parecía encaminarse, la historia les guiñó un ojo a los chicos de Pinto.

Argentina tenía un plantel repleto de estrellas de talla mundial.

Argentina tenía un plantel repleto de estrellas de talla mundial.

Un avance de Tello por la banda izquierda, un remate fuerte, una floja respuesta del arquero Cristian Muñoz y la aparición milagrosa de Reinaldo Navia, a los 41′ del segundo tiempo, para dejar de rodillas a la poderosa Argentina.

Y la alegría fue toda del equipo chileno, que completó la hazaña en Sidney con una medalla de bronce. Mientras tanto, Aimar, Riquelme y compañía no tuvieron más opción que mirar los Olímpicos por televisión.

El inolvidable gol de Navia:

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios