Inexplicable perdonazo: Nicolás Otamendi le metió un alevoso codazo a Raphinha pero se salvó de la roja

El defensor de la selección argentina debió haber sido echado por una violenta agresión. ¿Por qué no actuó el VAR?

Guía de: Fútbol Argentino

El clásico entre Argentina y Brasil pudo haber tenido un punto de inflexión a los 33 minutos del primer tiempo, cuando el defensor transandino Nicolás Otamendi le aplicó una tremenda agresión a Raphinha. Sin embargo, el juez del partido, el uruguayo Andrés Cunha, decidió no revisar la jugada en el VAR y perdonarle la vida al futbolista del Benfica.

La repetición no deja demasiadas dudas. El zaguero de la “Albiceleste” golpeó arteramente con su codo derecho al volante ofensivo del equipo visitante, quien se desplomó en el suelo con sangre en su rostro.

Otamendi pudo haber dejado a su equipo con un jugador menos.

Otamendi pudo haber dejado a su equipo con un jugador menos.

El árbitro dialogó con sus colegas del VAR a través de su intercomunicador, pero no consideró necesario mirar la acción por sí mismo. El criterio aplicado se basó en que Otamendi, en principio, no habría tenido intención de agredir, sino que habría extendido su brazo como gesto natural para cuidar la pelota.

Los brasileños, por supuesto, no compartieron la decisión de Andrés Cunha. En cambio, en el banco de suplentes argentino respiraron aliviados.

El codazo de Otamendi a Raphinha:

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios