Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Jugadores chilenos que fracasaron en Argentina: Te sorprenderás con los que llegaron y se fueron (II)

Segunda entrega con más jugadores chilenos que no lograron cumplir una buena labor en el siempre difícil y competitivo fútbol argentino.

Grandes jugadores, con una carrera que en muchos casos incluyeron destinos europeos, con más de un título obtenido en Chile y admirados por el público en general. Pero para pisar suelo argentino e irse llenos de éxito siempre se requirió un plus relacionado con el carácter.

Bienvenidos a la segunda parte de esta entrega que se dedica a recordar y repasar a futbolistas chilenos, en algunos casos exitosos, pero que fracasaron del otro lado de la cordillera.

Pablo Contreras

¿Cómo se explica que el exdefensor de la Roja (67 encuentros, 2 goles) haya jugado desde el 2003 hasta el 2008 en el Celta de España y tan solo 8 (ocho) partidos en el año 2001 en Racing Club?

Contreras participó en tres copas América y el mundial de Sudáfrica 2010 y obtuvo la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 más varios títulos en Colo Colo, Mónaco de Francia, Sporting Lisboa de Portugal y Olympiacos de Grecia.

http://www.ole.com.ar/

http://www.ole.com.ar/

Es cierto: llegó a “La Academia” en un feo momento para jugar, si bien el equipo de Avellaneda saldría campeón a finales de ese año y tras 35 años sin conseguirlo. Contreras no logró demostrar su calidad, en medio de una delicada situación institucional del país trasandino.

Cristián Canío

El delantero surgido en Deportes Temuco (donde regresó y hoy, con 34, años transcurren los tramos finales de su carrera) tuvo un paso fugaz por San Martín de Tucumán, donde jugó poco. 14 partidos le bastaron, de todas formas, para convertirse en el primer jugador chileno en marcar tres goles en un mismo partido en el fútbol argentino.

Cristián Canío a puro festejo, marcando tres goles a Independiente // radiotiemponoticias.blogspot.com

Cristián Canío a puro festejo, marcando tres goles a Independiente // radiotiemponoticias.blogspot.com

Este logro lo consiguió frente a Independiente. El detalle es que a esa “tripleta” le sumó tan solo un gol más: registra cuatro goles durante su estadía en la provincia tucumana.

Mario “Osito” Núñez

Fue goleador tanto en primera división -destacándose especialmente en O’Higgins en el año 1999, cuando convirtió 34 veces- como en el ascenso chileno, aunque en Independiente su triste marca se reduce a tres partidos y ni una sola anotación. El paso de Núñez por el “Rojo” dejó a los hinchas con un triste recuerdo.

http://enunabaldosa.com/

Incomprensible desde todo punto de vista que un jugador que se cansó de romper redes en Chile no haya tenido la oportunidad de ensayar al menos un festejo en Argentina.

Crstián Álvarez

En el “Huaso” se repite la misma historia que con algunos compatriotas suyos. El lateral derecho contaba con un interesante currículum que no pudo plasmar en River Plate.

Arriba, al medio, Cristián Álvarez en el plantel de 2005 de River Plate // estadisticasderiverplate.blogspot.com

Arriba, al medio, Cristián Álvarez en el plantel de 2005 de River Plate // estadisticasderiverplate.blogspot.com

Se inició en Universidad Católica y debutó en 1997 con tan solo 17 años. Fue compañero de Pablo Conteras en la selección que se llevaría el bronce en Sidney 2000 y antes de desembarcar en River, en 2005, había jugado 78 partidos, convirtiendo 19 goles, una gran marca para un defensor.

Sin embargo, alcanzó a disputar tan solo 21 partidos en un año y medio y nunca logró establecerse en el primer equipo. Jugó, además, en Jaguares de Chiapas, en México, Beitar Jerusalem de Israel y Universitario de Perú. Actualmente, ya con 35 años, se encuentra nuevamente en la Católica.

Luka Tudor

El exdelantero chileno, popular en los 90 por tener gran éxito con las mujeres, desembarcó en Newell’s, en 1992, luego de cumplir buenas presentaciones en Universidad Católica y el Sion suizo.

lukatudornewells

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De su paso por Rosario se recuerda la mala relación que mantuvo tanto con sus compañeros como con el entrenador, un tal Marcelo Bielsa. Este inconveniente no lo debe haber ayudado en nada en su performance: Tudor jugó ocho partidos y le convirtió un gol a River Plate y otro a Deportivo Español.

El atacante declararía luego que “Bielsa me pidió, él era el técnico”. Aun así, Newell’s obtendría el campeonato. Ya en 1993, nuevamente en la Católica, convertiría siete de los ocho goles con los que los “cruzados” vencieron por 8 a 3 a Antofagasta.

 

 

 

 

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X