Las banderas más hilarantes que los hinchas les dedicaron a los futbolistas

Los simpatizantes argentinos suelen expresar sus enojos e indignaciones a través de originales mensajes colgados en los alambrados.

Guía de: Fútbol Argentino

El libro del fútbol argentino tiene interminables páginas de folclore mal entendido, que termina en lamentables hechos de violencia. No obstante, hay ocasiones en las que la furia de los hinchas se canaliza creativamente, a través de elaboración de banderas con mensajes elocuentes y, muchas veces, hilarantes.

En ocasiones, los “trapos” sirven como descargo contra futbolistas polémicos, que utilizan el micrófono de manera ofensiva contra los hinchas. ¿Ejemplo? El “Ogro” Cristian Fabbiani, muy ácido y carente de filtros cuando hay una cámara de televisión cerca, fue víctima de respuestas doblemente crueles.

Fabbiani es motivo de burla por su sobrepeso.

Fabbiani es motivo de burla por su sobrepeso.

“Vomitá el fitito”, “la cancha no es chica: vos estás gordo”, “Cormillot: Fabbiani es argentino” son algunas de las bromas dedicadas al exdelantero de River Plate, Newell’s y Lanús, siempre haciendo referencia a su sobrepeso.

Ariel Garcé, por su parte, fue un defensor de aceptable desempeño en el fútbol argentino, quien vistió, entre otras, las camisetas de River, Olimpo y Colón de Santa Fe. A pesar de su correcto nivel, lejos estaba de ser un defensor sobresaliente, por lo cual los hinchas de la Selección “albiceleste” nunca terminaron de entender su convocatoria al Mundial de Sudáfrica 2010.

La parcialidad argentina, en el último encuentro amistoso antes de viajar a la Copa del Mundo, le pidió al “Chino” que trajera alfajores. Un eufemismo para anunciarle que sólo iría de paseo por Sudáfrica.

Una indirecta para el "Chino" Garcé.

Una indirecta para el “Chino” Garcé.

“Hagan un gol”, imploraban en una curiosa bandera los hinchas de Ferro Carril Oeste, club de gloriosa historia en la Primera División, pero que a fines de los ’90 padeció una debacle económica y futbolística.

El equipo del barrio porteño de Caballito estuvo nueve partidos sin convertir tantos a comienzos de 1999. Lógicamente, ese año Ferro descendió y, hasta ahora, nunca retornó a la máxima categoría.

Ferro estuvo nueve partidos sin hacer goles en el año 1999.

Ferro estuvo nueve partidos sin hacer goles en el año 1999.

Olimpo de Bahía Blanca supo tener entre sus filas, entre 2001 y 2007, al defensor Mauro Laspada, reconocido por su rusticidad, poca movilidad y juego violento (aunque nunca malintencionado). Pese a sus limitaciones, los hinchas “aurinegros” llegaron a amar al calvo zaguero, de entrega y liderazgo incuestionables.

laspadaLos homenajes en forma de bandera tomaron cierto tono de burla. “(Marcelo) Bielsa: Laspada es argentino” y “Florentino (Pérez): Laspada no se vende”, en referencia al por entonces seleccionador argentino y al presidente del Real Madrid.

Por supuesto, el defensor nunca vistió la camiseta “albiceleste” y mucho menos fue tanteado por el club “merengue”.

Un mensaje similar, aunque lejos de ser homenaje, le dedicó la hinchada de Huracán al arquero Agustín Orion, quien entre 2004 y 2009 defendió el área de San Lorenzo.

“Dogos: Orion es argentino”, se burlaron los simpatizantes. ¿A qué se referían? Los Dogos era el nombre con el que se denominaba al seleccionado argentino de futbolistas homosexuales.

La sexualidad de Orion nunca estuvo en discusión, pero quienes sí estuvieron en tapa de los diarios por cuestiones extradeportivas fueron Eduardo Tuzzio y Horacio Ameli, compañeros de zaga en el River Plate de Manuel Pellegrini (2003).

Tuzzio y Ameli, blanco de las burlas de los hinchas de Boca.

Tuzzio y Ameli, blanco de las burlas de los hinchas de Boca.

Según los rumores, Ameli habría tenido un affaire con la esposa de su colega, algo que fue aprovechado por la parcialidad de Boca Juniors. “Lo Tuzzio es mío y lo mío es Tuzzio”, expresaron en un “trapo” en la Bombonera, durante uno de los Superclásicos de ese año.

En 2005, Néstor “Pipo” Gorosito era el DT de un Lanús que perdía más de lo que ganaba, hasta que la hinchada se cansó y exigió su renuncia.

Aprovechando los recientes fallecimientos de Juan Pablo II y del músico argentino Norberto Napolitano, los simpatizantes del “Granate” se manifestaron con un juego de palabras: “Se fue el Papa. Se fue Pappo. Andate, ‘Pipo’”.

Mensaje para Gorosito.

Mensaje para Gorosito.

Bernardo Leyenda fue víctima de una de las banderas más elocuentes. Debido a su pobre desempeño, los hinchas de Independiente le solicitaron que se “autolesione” y que pida el cambio.

La hinchada de Independiente cargó duramente contra su propio arquero.

La hinchada de Independiente cargó duramente contra su propio arquero.

“Más que Leyenda, era un cuentito”, expresaron en la tribuna del “Rojo” en otra cruel bandera que también llamó la atención por su originalidad. ¿Agresiva? Puede tener, al igual que muchas de las antes mencionadas, algún tenue tinte ofensivo, pero forma parte de la mejor versión del folclore fútbolístico argentino.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X