Las lesiones más ridículas del fútbol argentino: No vas a creer lo absurdo de estas situaciones

La absurda rotura de ligamento que sufrió el arquero de Lanús Fernando Monetti se suma a una lista de fatalidades de estrellas como D’Alessandro, Banega y Palermo.

Guía de: Fútbol Argentino

Este año, Fernando Monetti fue campeón con Lanús y logró consagrarse como uno de los arqueros más prometedores del fútbol argentino, pero cerró 2016 de la peor manera: sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha jugando con sus amigos durante sus vacaciones, por lo que se estima que estará alejado de las canchas hasta mayo de 2017.

Monetti estará inactivo, al menos, hasta mayo de 2017.

Monetti estará inactivo, al menos, hasta mayo de 2017.

La fatalidad que padeció el portero del “Granate” es la más reciente de una lista de lesiones absurdas que afectaron hasta a las estrellas más destacadas de la Selección argentina.

¿Cómo olvidar a Martín Palermo? El exjugador de Estudiantes y Boca era un abonado constante de sufrir y gozar situaciones extraordinarias. Así como en el saldo positivo figuran goles de toda clase, el equilibrio negativo se lo dieron las lesiones irrisorias, de las cuales la más recordada fue con la camiseta del Villarreal (España), cuando celebró un gol de cara a los hinchas y una parte de las gradas se desplomó sobre su pierna derecha, causándole fractura de tibia y peroné.

 

El listado de lesiones ridículas también alcanza a futbolistas habilidosos. Sólo basta con recordar que el mediocampista Andrés D’Alessandro, luego de marcar un magnífico gol de tiro libre ante Libertad de Paraguay (Copa Libertadores 2003), falló al saltar los carteles publicitarios durante la celebración y cayó desplomado en el césped.

 

Al igual que Monetti, Ever Banega sufrió un incidente fuera de las canchas que lo llevó a la enfermería, aunque el caso del volante del seleccionado argentino fue mucho más absurdo: en 2012, en Valencia (España), detuvo su automóvil en la estación de servicio y olvidó ponerle el freno de mano. El vehículo se le fue encima y le quebró la tibia y el peroné de la pierna izquierda, alejándolo seis meses de la actividad profesional.

 

También muy recordada es la lesión del mediocampista defensivo de Boca Sebastián Battaglia en el Torneo Apertura 2000, aunque en circunstancias no tan irrisorias. El “León” sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha cuando el futbolista de Independiente Livio Prieto le tiró un túnel inolvidable.

 

Una gloria del pasado como Nery Pumpido tiene una página aparte en este libro de infortunios. Durante un entrenamiento en 1987, el arquero de River Plate y la Selección “albiceleste” saltó para tocar el travesaño con la desdicha de que su anillo de casamiento quedó atrapado en uno de los ganchos que sostienen la red, lo que le costó un paso por el quirófano y varias semanas de dolorosa recuperación. Si el portero campeón del mundo en México 1986 fue víctima de una situación tan ridícula, definitivamente el joven Monetti no tiene nada de qué avergonzarse.

Pumpido fue protagonista  de una situación ridícula en 1987.

Pumpido fue protagonista de una situación ridícula en 1987.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X