Lucas Ocampos fue goleador y arquero en el partido más insólito de la Liga de España

El volante argentino del Sevilla tuvo que remplazar al portero de su equipo y realizó una atajada tremenda en la última jugada.

Guía de: Fútbol Argentino

¿Fue el encuentro más ridículo de la temporada en la Liga de España? Como si no fuera suficiente la interrupción por la pandemia de Covid-19, el calendario reestructurado y los estadios vacíos, ahora también hay mediocampistas que hacen goles y atajan en el mismo partido.

Esto sucedió en el duelo Sevilla vs. Eibar (1-0), donde el gran protagonista en los dos arcos fue el argentino Lucas Ocampos. A los 56′ de juego, el volante del conjunto andaluz marcó el único gol del encuentro en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

Ocampos anotó el tanto de la victoria para el Sevilla.

Ocampos anotó el tanto de la victoria para el Sevilla.

La situación más extraña se produjo a los ’90, cuando el arquero checo Tomas Vaclik sufrió un duro golpe y debió abandonar la cancha. Al no tener más cambios disponibles, el DT del Sevilla, Julen Lopetegui, mandó al arco a Ocampos para defender el último córner.

Ante la inmejorable chance, todos los futbolistas del Eibar (portero inclusive) fueron al área para buscar el empate. Lo más insólito de la situación fue que la chance de empatar la tuvo en sus pies el arquero del equipo visitante, el serbio Marko Dmitrovic.

El argentino sonríe tras salvar el arco de su equipo.

El argentino sonríe tras salvar el arco de su equipo.

Es decir, se vieron cara a cara un arquero y un mediocampista, pero con los roles invertidos. El duelo lo ganó Ocampos con una atajada poco ortodoxa, convirtiéndose en una figura para nada común: con un gol y una parada, el argentino fue el héroe en los dos arcos.

La atajada de Ocampos:

ocamp

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios