Murió Carlos Timoteo Griguol: El fútbol argentino llora a uno de sus entrenadores históricos

El estratega, que dejó su huella en Rosario Central, Ferro y Gimnasia, falleció este jueves a los 86 años.

Guía de: Fútbol Argentino

La pandemia se ha llevado a un nuevo emblema del fútbol argentino. Este jueves falleció a los 86 años Carlos Timoteo Griguol, producto de una enfermedad pulmonar agravada por Covid, en el sanatorio porteño Los Arcos.

“Timo” estaba internado desde hacía varias semanas, pero en los últimos días había dado muestras de una leve evolución. Finalmente, fue un cuadro de neumonía el que terminó acabando con su vida.

Griguol será recordado como uno de los entrenadores históricos del fútbol transandino, dejando una huella precisamente en Rosario Central, Ferro y Gimnasia La Plata. Fue en el “Canalla” donde dio sus primeros pasos como DT, formando un equipo reconocido popularmente como los “Picapiedras”.

Se fue una leyenda del fútbol argentino.

Se fue una leyenda del fútbol argentino.

Con un estilo rústico pero eficaz, llevó a Central a coronarse campeón del Torneo Nacional 1973 y a la semifinal de la Libertadores 1975, marcando una gloriosa época en la institución “auriazul”.

El estratega se ganó las primeras planas cuando tomó las riendas de Ferro Carril Oeste y lo llevó a la cima de Argentina. El humilde club porteño consiguió los dos únicos títulos de su vida bajo el mando de “Timo” (Torneos Nacionales 1982 y 1984) y escribió una página en los libros de historia no sólo por sus logros, sino por su juego vistoso e indescifrable.

El triunfo que lo consagró en Ferro:

Tras un breve paso por River, donde se adjudicó la Copa Interamericana 1987, Griguol recaló en el club que sería el tercer amor de su carrera: Gimnasia y Esgrima La Plata. El estratega se hizo cargo del “Lobo” en 1994 y, a pesar de no haber ganado trofeos, dejó una marca indeleble.

El “Maestro” arañó la gloria en 1995, 1996 y 1998, pero nunca pudo dar una vuelta olímpica en el bosque platense. De todas maneras, logró impregnarle al equipo una identidad, un modo de juego tan deslumbrante como efectivo, guardándose así un lugar en la historia del club “tripero”.

Tuvo infructuosos pasos por el fútbol español (Betis) y por Unión de Santa Fe, pero decidió terminar su carrera como DT en Gimnasia, en 2003/2004. Luego de esa temporada, decidió dejar el fútbol para siempre.

Su ritual: golpear en el pecho a los jugadores antes de salir a la cancha.

Un Griguol enfurecido dispara su frase más memorable:

Como futbolista

Pocos recuerdan que, antes de convertirse en un exitoso entrenador, “Timo” fue un talentoso mediocampista que llegó hasta la selección nacional. Jugó la mayor parte de su carrera en Atlanta (1957 a 1966), dedicándole sus últimos años a Rosario Central (1966 a 1969).

Su destacado rendimiento en el club “bohemio” lo llevó a vestir la camiseta celeste y blanca. En el seleccionado transandino participó del Campeonato Sudamericano 1959, disputado en su propio país, del cual se consagró campeón invicto (seis triunfos y un empate). El día de la coronación, Argentina igualó 1-1 con el Brasil de Pelé.

Griguol tuvo una amplia trayectoria como jugador de Atlanta.

Griguol tuvo una amplia trayectoria como jugador de Atlanta.

Al margen de su participación en el equipo nacional, Griguol fue una de esas pocas personas respetadas sin distinción de camisetas ni escudos. Hoy lloran Central, Ferro y Gimnasia, así como cualquier futbolero argentino de todas las generaciones.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios