Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

Pablo Aimar se retira: Los mejores momentos del futbolista alabado por Maradona y Messi

El entrenador de River Marcelo Gallardo y sus compañeros intentaron convencerlo para que siga, pero el enganche ratificó su decisión de dejar el fútbol.

Pablo Aimar colgó los botines. Más allá del mensaje de audio que le envió a un amigo y se filtró en los medios y de la intención de sus compañeros y el entrenador de River de que siguiera intentando volver a las canchas, el enganche ratificó en el programa de radio “Pelota de Trapo”de Río Cuarto, su ciudad natal, que su carrera futbolística es historia.

El talentoso mediocampista afirmó con optimismo pese al retiro, que “les agradezco a quienes disfrutaron de verme jugar al fútbol. Quienes me conocen no lo toman como algo malo. Entiendo el sentimiento de duelo, pero para el fútbol soy grande y para la vida soy joven. Hay muchísima vida fuera de una cancha y a mí me gusta vivir. Para mí no es algo malo, es algo que tenía que pasar”. La decisión del Payaso fue tapa de diarios en todo el mundo, incluyendo tuits de varios de los clubes por donde evidentemente dejó una huella.

El enganche debutó en River Plate en 1996 y extrañamente, teniendo en cuenta su potencial y la preferencia en general de los jugadores por irse al exterior, permaneció en el equipo por espacio de cuatro años, ganando cinco títulos locales y deslumbrando con su habilidad y capacidad de desequilibrio.

Luego, en 2001, llegaría el turno de emigrar a Europa, más precisamente al Valencia de España a cambio de 24 millones de euros, donde su juego fue de gran aporte para obtener dos ligas, una copa UEFA (la actual Europa League) y una Supercopa de Europa. Un verdadero símbolo del conunto “che” cuyos hinchas, pese a que Aimar ya comenzaba a sufrir las lesiones que lo seguirían aquejando por el resto de su carrera, no vieron con buenos ojos la transferencia al Zaragoza en 2006.

Precisamente la del conjunto maño fue de las etapas menos fructíferas, con un rendimiento dispar y el equipo que descendió de categoría. Era el momento de cambiar de aire y Portugal esperaba por un Aimar en busca de nuevas oportunidades.

El Benfica fue el siguiente equipo en contar con los servicios de “Pablito” y luego de un arranque poco feliz, en 2008 -cuándo no, por problemas físicos- finalmente el Payaso volvió a sonreír. Y con las sonrisas volvieron los lujos, las asistencias y los títulos: cuatro copas de liga y una liga.

Ya para 2013, con 33 años, Pablo Aimar dejaría de lado el fútbol competitivo para jugar en el Johor de Malasia, donde no pudo hacer pie y un año más tarde rescindiría el vínculo por las constantes molestias en el tobillo derecho y el tendón de aquiles. Molestias que lo continúan persiguiendo hasta hoy e hicieron que, tras jugar unos minutos nuevamente en River Plate, el club que lo vio nacer, decidiera -lamentablemente afuera de la cancha- darle un corte definitivo a su carrera.

Pablo Aimar fue de los pocos jugadores en ser admirados tanto por Lionel Messi como por Diego Maradona y que al mismo tiempo supo cultivar una amistad con Juan Román Riquelme, jugador identificado con Boca Juniors pero que sintió el juego igual que él.

 

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X