Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

¿Por qué Argentina debería ganarle a Chile en la final? 10 razones para entenderlo

Argentina vuelve a medirse ante Chile en una final de Copa América y aquí enumeramos las razones que lo llevarían a quedarse con un título tras 23 años.

El día llegó. Es hoy. Argentina se enfrenta a Chile en el MetLife Stadium de New Jersey en otra final de Copa América. Tal como ocurriera en 2015 en el Estadio Nacional de Santiago, las dos mejores selecciones sudamericanas del momento dirimen el título continental.

En estas líneas ensayaremos las 10 razones o claves que invitan a pensar en una victoria albiceleste. Gerardo Martino sufrirá algunas bajas importantes que le impedirán poner en cancha una oncena idéntica a las anteriores. Aun así, estas son las principales causas que inclinan la balanza futbolística en favor del elenco argentino.

1) El rendimiento colectivo fue de menos a más, es cierto que con algunos baches. Ejemplo: los cuartos de final frente a Venezuela, donde pese a haber goleado por 4 a 1, pareció controlar el trámite del partido solo por momentos.

Esta muestra, sin embargo, contrasta con el partido siguiente. El disputado contra los Estados Unidos, de existir la perfección, le hubiese correspondido ese término. Presionó, atacó, esperó y tocó en igual medida, en los momentos que debía hacerlo. Ergo, llega a la final con la confianza necesaria de contar con un nivel de juego mucho más que aceptable.

¿Por qué Argentina debería ganarle a Chile en la final?

¿Por qué Argentina debería ganarle a Chile en la final?

2) El recambio, esta vez, funcionó: Jugadores que no solían formar parte del equipo demostraron estar a la altura de vestir la pesada camiseta argentina. Augusto Fernández, Nicolás Gaitán, Erik Lamela y hasta el resistido Ezequiel Lavezzi cumplieron un gran desempeño. Aun con Lavezzi y Fernández lesionados, no pudiendo saltar al campo de juego el domingo, y Gaitán “entre algodones”, el dato sirve de aliciente para que quien juegue sienta que puede rendir de la mejor manera.

3) El rival pesa, la historia también: El momento de Chile, luego de algunas vacilaciones -sin el penal “dudoso” ante Bolivia hubiera quedado “contra las cuerdas”- es para elogiar. Arturo, Vargas, Alexis y Medel, por citar las principales cartas con las que cuenta Pizzi, saben afrontar una instancia como esta, por la mencionada final del año anterior y porque juegan por cosas importantes en Europa.

Pero sin soberbia y con el respeto que se merece por ser el actual campeón, la Roja pudo vencer a la Argentina, en duelos oficiales, en tan solo una oportunidad, sacando el empate con victoria por penales de 2015: fue en 2008, por las eliminatorias hacia Sudáfrica 2010, en Santiago, y el único gol del partido lo convirtió Fabián Orellana.

4) El grupo de jugadores disputa su tercera final consecutiva, con la experiencia necesaria como para que los 23 años sin traer un título al país no les pese al momento que el balón comience a rodar. Por lo tanto, disponen de la madurez suficiente como para abstraerse de todo lo externo que pueda llegar a perjudicar.

5) Favoritos en las apuestas: Los sitios de apuestas deportivas sirven de referencia para determinar qué equipo, en la previa, está más cerca de concretar un triunfo. Y las principales casas pronostican un amplio favoritismo del lado de la Argentina: cada dólar apostado por el conjunto argentino entrega entre 1.70 y 1.80 dólares. ¿Y Chile? La selección dirigida por Juan Antonio Pizzi paga su victoria entre 4.50 y 5 dólares.

6) La táctica: Tanto el entrenador Gerardo Martino como los jugadores saben, en la intimidad, que en la final llevada de Santiago cambiaron la forma de jugar que venían desarrollando hasta esa instancia. Fueron cautelosos en demasía, corriendo detrás del balón y con el contraataque casi como única herramienta ofensiva.. Así como lo saben, aprendieron la lección y hoy se espera que se posicionen en el campo de forma más agresiva.

7) La tercera tiene que salir: Con Brasil 2014 y Chile 2015 tachadas, queda Estados Unidos 2016. La tercera final en tres años y la importancia de enfocarse en el logro que significa jugar finales. Más allá del exitismo reinante que implica que si el balón ingresa sos el mejor y si se va afuera un fracasado, decimos que para perder finales hay que jugarlas.

8) Puntaje perfecto: Cinco jugados, cinco ganados, con el detalle no menor de haber vencido en el duelo por la fase de grupos precisamente a la Roja por 2 a 1. Será importante, incluso aunque todos los partidos son diferentes, revisar el video de ese encuentro.

9) 14 a 1 en Copas América: A no confundir estadística pura con sobrar o creerse mejores. Argentina obtuvo los trofeos de 1921, 1925, 1927, 1929, 1937, 1941, 1945, 1946, 1947, 1955, 1957, 1959, 1991 y 1993. La realidad objetiva sin caer en la soberbia.

Ya desde 1959, cuando la Albiceleste ganó uno de los denominados “Campeonatos Sudamericanos de Selecciones” (luego pasó a llamarse “Copa América”), debió lidiar con una sequía de 32 años sin galardones continentales hasta la copa de 1991 en Chile. Y las rachas están para romperse.

10) Messi: Siempre va a ser un motivo para creer. Con él en cancha, las posibilidades de éxito se multiplican. Y los 55 goles en la selección, pasando a un artillero de raza como lo fue Gabriel Omar Batistuta, lo agigantan aun más. Encima, se convirtió en goleador histórico con un terrible tiro libre anotado en las semifinales con Estados Unidos.

Por otro lado, para los que dicen que no tiene personalidad, se dejó la barba para jugar en un estadio que lleva la marca más popular de afeitadoras.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X