Inicio » Fútbol Argentino » Equipo

¿Por qué Argentina debería ganarle a Chile en la final de la Copa América?

La respuesta casi automática es que Argentina se destapó frente a Paraguay, le convirtió seis goles y llega de manera inmejorable al duelo decisivo del sábado.

Se hizo justicia y los dos mejores equipos de la Copa América definirán quién se queda con el título. En el caso de la Argentina, sería la décimo quinta vez que suceda, mientras que Chile irá en busca de la primera obtención de dicho certamen.

Al margen de que la historia no juega partidos y generalmente es de utilidad simplemente para darle un marco estadístico al juego, los de celeste y blanco llevan a cuestas un bagaje de finales imposible de contrastar. De hecho, solamente Javier Mascherano habrá disputado este sábado la misma cantidad de partidos definitorios con la Argentina que toda la Selección de Chile jugó en Copa América: cuatro.

arg-copa-america

La Selección Argentina, además, apareció en su faceta goleadora justo, mal que le pese a jugadores e hinchas chilenos, en el partido que hacía falta, en la semifinal, en un duelo nada sencillo en la previa. Ramón Díaz, entrenador de Paraguay, había prometido un juego físico basado especialmente en no otorgarle espacios a su rival.

Lógico, preveía lo que finalmente terminó ocurriendo: los dirigidos por Gerardo Martino se inspiraron. Y cuando Messi, Agüero, Di María y ahora Pastore -el del PSG fue clave convirtiendo, asistiendo y haciéndose cargo del juego del equipo- están en su nivel, no hay marca que valga.

Para angustia del arquero Justo Villar, salió todo redondo: 6 a 1, para transformarse en el equipo que más goles anotó en un partido a lo largo del torneo y desplegar todo su poderío ofensivo en el Estadio Municipal Alcaldesa Ester Roa Rebolledo, en Concepción.

Más allá de alguna desatención en defensa (el descuento paraguayo nació en una mala entrega de Nicolás Otamendi con el equipo saliendo) Argentina dio la talla de una semifinal y se pareció demasiado a un gigante que despertó hambriento de la siesta y se comió crudo a un digno rival.

Lionel Messi fue protagonista de una jugada magistral, con caño incluido, en la que hizo chocar a dos defensores rivales, recordando a la famosa gambeta frente a Boateng, el defensor del Bayern Munich de Alemania en semifinales de Champions League. Hasta los propios medios chilenos parecen encantados (¿o asustados?) con el nivel mostrado por Argentina. El Mercurio, en su sección de deportes, tituló que “llega a la final como una aplanadora”. El Gráfico, por su parte, sentenció: “Mete miedo: Argentina goleó y va contra Chile por el extraviado título”.

La rivalidad estará expresada, seguramente, en un partido “de dientes apretados” como marca una final. Sin embargo, lo que se espera, especialmente para los espectadores y todos aquellos que se encuentren afuera del terreno de juego, es que se la tome como lo que es: una competencia deportiva.

El mencionado Mascherano reflexionó, precisamente respecto del clima que puede haber en el estadio el día sábado, que “ojalá que la gente entienda que el fútbol es un deporte, al final más allá de ser un negocio es una parte de ocio, que pueda divertirse, acá no hay guerra”.

Además, quizá refiriéndose a los cantos ofensivos de los hinchas argentinos para con Chile y los silbidos de los chilenos al himno nacional argentino, advirtió: “No hay que meter el deporte dentro de la política. Hay muchas situaciones que nos tocaron vivir, el deporte es sano y sobre todo para darles el ejemplo a los más chicos, que deben crecer sin violencia. Somos países hermanos y nos tenemos que respetar”.

El caño de Messi haciendo chocar a dos defensores paraguayos. Si juega así, muy probablemente Argentina le gane a Chile

 

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X