Racing es el nuevo campeón del fútbol argentino: Estas son las virtudes que tuvo la “Academia”

El equipo del "Chacho" Coudet se quedó con el trofeo de la Superliga con una fecha de anticipación, tras empatar 1-1 contra Tigre como visitante.

Guía de: Fútbol Argentino

Solari celebra el gol del campeonato.

Solari celebra el gol del campeonato.

El fútbol argentino tiene un nuevo rey. Racing Club coronó una campaña impecable al igualar 1-1 ante Tigre como visitante, asegurándose el título a falta de una fecha para terminar la Superliga.

Augusto Solari marcó el gol que le valió la proclamación a la “Academia”, rescatando un rebote del arquero rival a los 12 minutos del complemento. El empate de Lucas Rodríguez en tiempo de descuento no afectó al elenco dirigido por Eduardo “Chacho” Coudet, debido a que su único escolta, Defensa y Justicia, no pasó del 1-1 ante Unión.

Resumen del partido:

Imagen de previsualización de YouTube

 

Todos los abrazos son para Solari.

Todos los abrazos son para Solari.

Más allá de este partido con mucha tensión y poco juego, el club de Avellaneda justificó su nueva corona en su desempeño a lo largo de toda la temporada. ¿Cuáles fueron los argumentos de este Racing imbatible? A continuación, un análisis de sus virtudes.

- Regularidad. Muchos clubes tuvieron rachas ganadores pero luego se pincharon. Otros recién asomaron sobre la segunda mitad del certamen. Sólo la “Academia” tuvo una continuidad en su nivel a lo largo de las 24 jornadas disputadas hasta el momento.

- Ataque demoledor. Con 42 goles, Racing fue el equipo con más celebraciones a lo largo del año. No es casualidad: a la calidad de sus delanteros se le suman volantes y laterales con mucha llegada al área rival. Un equipo con mucha vocación ofensiva y contundencia letal.

Sigali, uno de los estandartes de la defensa.

Sigali, uno de los estandartes de la defensa.

- Firmeza defensiva. Los zagueros Leonardo Sigali y Alejandro Donati formaron un tándem infranqueable. No por nada este equipo fue el que menos goles recibió en la Superliga (15 tantos en 24 fechas).

- Arquero de nivel internacional. Los pocos goles recibidos tienen relación directa con el responsable de los tres palos. Coudet encontró en Gabriel Arias un portero que es garantía de seguridad. El “1″ de Racing y de la Selección de Chile fue una de las grandes figuras del flamante campeón.

Coudet saluda afectuosamente a Arias tras el partido.

Coudet saluda afectuosamente a Arias tras el partido.

- El equipo por encima de todo. Mientras en otros clubes hay nombres propios demasiado sobresalientes, Racing decidió que ninguna individualidad puede dejar a la institución en segundo plano. Así, el cuerpo técnico no dudó en apartar del vestuario a Ricardo Centurión o a Gustavo Bou, dos viejos ídolos de la hinchada, ya sea por problemas de conducta o por bajo desempeño. Todo sea por el bien del club.

- Las “tres patas” en perfecto equilibrio. Cuando directiva, entrenador y futbolistas están en armonía, el resultado no tarda en evidenciarse en el césped. Las decisiones importantes, ya sea en el mercado de pases o dentro del vestuario, se toman en conjunto.

Lisandro López, capitán y figura del campeón argentino.

Lisandro López, capitán y figura del campeón argentino.

- El emblema. A sus 36 años, Lisandro López está más vigente que nunca. El exdelantero de la Selección argentina, de destacado paso por el fútbol europeo, volvió al club de sus amores en 2016 con la ilusión de un título. Y cumplió con creces: sin dudas, la gran estrella de este Racing.

- Las incorporaciones. La dirigencia no gastó millones y millones de dólares en refuerzos, así como tampoco se limitó a contratar a jugadores con destino de mediocridad. Marcelo Díaz, Jonatan Cristaldo, Darío Cvitanich, Guillermo Pol Fernández y Arias llegaron en esta temporada para afianzarse en el plantel. Todos ellos tuvieron gran protagonismo en este logro.

Cvitanich llegó para pelear un lugar y se ganó el puesto.

Cvitanich llegó para pelear un lugar y se ganó el puesto.

- El DT. Coudet llegó a Racing con un prontuario de frustraciones al frente de Rosario Central y con el desafío de su primera experiencia como estratega de un club grande. Con humildad y trabajo, el “Chacho” le dejó su impronta al equipo y, en el camino, venció sus propios fantasmas.

- Los juveniles. La institución de Avellaneda viene trabajando seriamente desde hace tiempo con los chicos del club. Así como hace pocos meses emigraron figuras del calibre de Lautaro Martínez y Juan Musso (actualmente alternan en la Selección nacional), hoy Matías Zaracho es una de las revelaciones del fútbol argentino.

El futuro de Zaracho no tiene techo.

El futuro de Zaracho no tiene techo.

- El manager. Diego Milito sigue haciendo historia en su amado Racing, ahora desde la directiva. El ídolo de la institución fue fundamental a la hora de las incorporaciones y, por supuesto, con su simple presencia ya inspira a los futbolistas del plantel.

- Un ejemplo institucional. Se resume en todo lo antedicho: precisión en los refuerzos, un proyecto serio en las Divisiones Inferiores, la labor en conjunto de la dirigencia y cuerpo técnico, la humildad y el trabajo del plantel convierten a Racing en una institución envidiable para el resto del fútbol argentino.

Todos los goles de Racing campeón de la Superliga 2018-2019:

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X