Un Tevez sublime le dio el triunfo a Boca: Así se vivió el Superclásico argentino

El “10” apareció en el momento justo con dos tantos para darle vuelta el encuentro a River (4-2), en un clásico emotivo e inolvidable.

Guía de: Fútbol Argentino

Durante gran  parte del partido, Boca Juniors era una acumulación de problemas: el resultado en contra, una defensa desordenada y lenta, un rival que manejaba la pelota, una llamativa falta de reacción, un mediocampo sin recuperación, un ataque inofensivo y más de 65.000 hinchas en contra. ¿Cómo se sostiene una victoria tan resonante (4-2) en este Superclásico que se presentaba tan adverso? Este domingo, Carlos Tevez fue la explicación de todo.

Así es el fútbol. Cambiante, dinámico, muy psicológico. River se despertó del golpe que le dio Walter Bou (13’) y se puso 2-1 en una ráfaga, con goles de los incontrolables Sebastián Driussi (33’) y Lucas Alario (39’). De la mano de Andrés D’Alessandro como organizador e Ignacio Fernández como su ladero, el “Millonario” se adueñó de la pelota y tuvo las mejores ocasiones. La zona central de Boca era de libre tránsito, la última línea sufría los centros cruzados y el arquero debutante, Axel Werner, ofrecía muy poca seguridad.

Tevez se besa el escudo de Boca.

Tevez se besa el escudo de Boca.

Todo se le hacía fácil a los dirigidos por Marcelo Gallardo con Fernando Gago anulado, Pablo Pérez nervioso y Cristian Pavón errático. Podía haber sido el mejor partido de River en el campeonato, pero el equipo no aprovechó su momento y desperdició una oportunidad tras otra de noquear a su rival. Y con Tevez en frente, ese pecado se paga caro.

Cuando Boca estaba al borde de una derrota catastrófica, “Apache”  cargó en sus hombros la responsabilidad de despertar a su equipo: aprovechó una salida fallida del arquero Augusto Batalla para marcar el empate (16’ del complemento), anotó un gol hermoso desde afuera del área (35’ del ST) y desató la fiesta auriazul en el Monumental. En tiempo de descuento, en un contragolpe letal, Ricardo Centurión sentenció el 4-2 para cerrar un partido cambiante y memorable, el Superclásico más intenso de los últimos tiempos.

D'Alessandro maneja la pelota ante la mirada de Gago.

D’Alessandro maneja la pelota ante la mirada de Gago.

El conjunto de Guillermo Barros Schelotto no sólo estiró la paternidad sobre su eterno adversario a diez partidos de diferencia, sino que además se subió a la punta del campeonato argentino, transcurridas 13 fechas. Un fin de semana redondo para Boca, que sigue a paso firme. Y también para Tevez, que cumplió con su deuda pendiente: ser la estrella de un Superclásico.

Los goles de este emotivo Superclásico:

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X