Alessandro Del Piero: El adiós de un crack

Es ídolo, líder y símbolo de la Juventus. Por amor a su camiseta, Del Piero vivió una temporada en segunda división poco después de ser campeón del mundo. Ganó todo y a los 36 años comienza a decir adiós.

El fútbol estuvo cerca de perder a un jugador como Alessandro Del Piero y de no conocer nunca su talento. En su deseo de conocer Europa quiso convertirse en conductor de camiones, pero por suerte para todos los amantes del deporte, la vida le entregó un talento único para el fútbol y practicándolo logró que toda Europa, e incluso el mundo, fuera el que lo quisiera conocer a él.



Una vida en ‘bianconero’

La Juventus ha tenido a muchos grandes jugadores. En la última década Pavel Nedved, Liliam Thuram y Fabio Cannavaro han alzado de categoría al club. Pero sólo un jugador es el que encandila a los aficionados y ese es Del Piero. ‘Pinturicchio’, como fue denominado debido a que cada uno de sus toques de balón parecen pinceladas en una pintura renacentista.

Y el amor entre ambos ha sido prolongado. Si bien Del Piero hizo sus primeras armas en el Padova, desde 1993 ha jugado con la camiseta ‘bianconera’ y a pesar de sus continuas y rebeldes lesiones, ha vestido su camiseta en 677 oportunidades, más que ningún otro futbolista, marcando además 284 goles, cifra que tampoco es alcanzada por nadie más. Pero no sólo ha contribuido con record personales.

En 19 temporadas con el club turinés consiguió una 1 Champions League, 5 Scudettos, 1 Copa Italia, 4 Supercopas de Italia, 1 Supercopa de Europa, 1 Intercontinental y una 1 Copa Intertoto. Además, su excelente rendimiento le valió ser reconocido nada menos que por Pelé como uno de los 100 mejores futbolistas de la historia.

Campeón del mundo

Probablemente el mejor momento de Del Piero fue en la temporada 97-98. Con 32 goles en 47 partidos representaba la gran esperanza italiana para el Mundial de Francia en 1998. Sin embargo, una lesión lo privó de su mejor estado físico y fue relegado al segundo plano por el histórico Roberto Baggio. Es por eso que la cita de Corea-Japón el 2002 parecía su revancha, pero nuevamente tuvo un papel secundario.

Sin embargo, Del Piero parecía condenado a cerrar su carrera con un Mundial. Y apoyado por una de las mejores generaciones de futbolistas italianos, se consagró campeón en Alemania 2006 anotando un gol clave en la semifinal ante Alemania, donde pareció resumir su carrera en una anotación. Gracias a un toque sutil con el que hizo ingresar el balón en el ángulo: destreza y calidad.

El ídolo

Ser recordado como un buen jugador es común. Poco menos lo es serlo como un goleador. Pero unir eso con ser un ídolo, un referente y un emblema de uno de los equipos más grandes del mundo lo han logrado pocos. Y uno de ellos es Del Piero. Más todavía después de que decidió permanecer en el club tras los escándalos de apuestas que hicieron descender al club en 2006, meses después del campeonato del mundo.

Es por ese motivo que la afición se rindió a los pies Del Piero, un jugador que sin ser el más fuerte ni el más rápido encantaba a los fanáticos con cada balón que pasaba por sus pies. Incluso fue denominado como ‘El verdadero fenómeno’ por los aficionados juventinos en comparación con el brasileño Ronaldo que deslumbrara en el Inter de Milán a finales de los 90′s.

Es por ese motivo que su anunciado fin de contrato con la ‘Juve’ en 2012 parece significar el retiro de Del Piero. A pesar de que Silvio Berlusconi le ofreció jugar una temporada en el Milan para sellar su carrera y otros clubes ingleses también salieron al paso.

Y es que la idolatría por Del Piero traspasó fronteras. Del Piero fue ovacionado en el Old Trafford de Manchester United y en el Bernabéu de Real Madrid, algo que sólo alguien de su calidad puede presumir.

Más sobre Fútbol Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X