Barcelona: La receta del mejor equipo del mundo

La facilidad con la que venció a Manchester United en la final de la Champions League fue la consolidación de un cuadro que se instala como uno de los mejores de la historia, gracias a una filosofía e identidad, centrada en la formación de jugadores que disfruten del buen fútbol. [...]

Absoluto dominador del fútbol mundial. Eso es lo que ha conseguido Barcelona en los últimos años, gracias a una política de juego centrada en el toque de balón, la posesión de pelota y la formación de jugadores que destaquen por su buen pie y sean efectivos. Sin embargo, empezó antes de que Josep Guardiola se convirtiera en su entrenador.

El ‘Dream Team’ de Johan Cruyff

Se habla de que el actual equipo es el mejor de la historia de los ‘culés’, sin embargo existe otro que, al menos, le puede competir a la par. Se trata del dirigido por Johan Cruyff, a principios de la década de los noventa. Ese equipo, de la mano de Romario, Hristo Stoichkov,  Michael Laudrup y compañía, consiguió cuatro torneos locales en forma consecutiva y una Champions League. Sin embargo, su aporte mayor sería otro: el surgimiento de una nueva ideología de juego basada en la posesión de balón y la formación de jugadores técnicos.

Uno de los jugadores claves en ese período era Josep Guardiola, el principal artífice del momento actual que vive el conjunto catalán que enamora al mundo del fútbol. Además, precisamente en esa época, comenzaba su etapa en las divisiones inferiores del conjunto ‘blaugrana’ nada menos que Xavi Hernández.

El Barcelona de Rijkaard

Si hoy Lionel Messi es clave, entre el 2003 y 2007 su rol lo cumplía a la perfección Ronaldinho. En ese tiempo era dirigido por otro holandés, Frank Rijkaard, quien consiguió darle al equipo un estilo de juego centrado en el toque y el juego vertical, justamente lo que destaca ahora.

De su equipo, que consiguió la gloria al ganar la Champions League en 2006, se repiten en la actualidad jugadores como Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Carles Puyol, tres de los protagonistas que han conseguido perfeccionar una filosofía e identidad de juego que les permitió pasar por encima y vencer con facilidad nada menos que a Manchester United en la final del torneo europeo.

Consolidación de un sistema

Es cierto que ‘Pep’ heredó a un equipo que ya era uno de los más destacados del mundo. Sin embargo, tras la crisis vivida, que los tuvo dos años sin títulos, el ex volante consiguió darle un nuevo impulso y unidad al plantel. Para hacerlo, nuevamente fue clave el haber vivido y automatizado un estilo de juego único, donde los jugadores están en función del sistema y no al revés. Donde a pesar de ir en desventaja se privilegia la creación de juego y la presión, sin desesperarse y con la premisa de que el buen juego va a permitir repuntar en el partido, sin darle pie a la especulación o hecho fortuito.

Es un estilo donde el rival de turno es un hecho secundario. La fidelidad a un sistema donde la movilidad y el fútbol participativo de los once que están en cancha permite doblegar hasta al más fuerte. Es la unión de grupo la que permite conseguir el éxito y dejar que Eric Abidal, un jugador que estuvo a punto de dejar la actividad por un tumor, pudiera levantar la copa. Es un estilo que está marcando una época. Como lo dice su lema, Barcelona es “más que un club”.

Más sobre Fútbol Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X