La copa del Rey rota: Historias insólitas de trofeos

El video de la Copa del Rey cayendo de las manos de Sergio Ramos y siendo aplastada por el bus que llevaba al triunfante Real Madrid revienta las redes sociales. Pero no es el primer trofeo que vive algún inconveniente y aquí los vamos a repasar.

La alegría era tal en el plantel de Real Madrid después de ganar la Copa del Rey, que todos los integrantes la querían tocar. Pero la emoción y las ganas de celebrar, provocó que el tradicional trofeo, que se juega desde 1902, terminara debajo del bus que trasladaba al cuadro ‘merengue’. Sergio Ramos, en su afán por mostrarla, la dejó caer.

Magullada, estropeada, aplastada, el trofeo fue llevado a la Real Federación de Fútbol de España para que ingresara a la UTI de las copas. El diagnóstico fue lapidario: “Todavía hay que valorarla, pero casi diría que está en siniestro total”, señaló el joyero Federico Alegre, maestro que confeccionó el símbolo, que también dejó en claro que hubo un plan b y que Real Madrid recibió una réplica de inmediato mientras se arregla la original.

Pero el impasse que sufrió la Copa del Rey no es el primero que le sucede a este tipo de trofeos. De hecho al menos sobrevivió y puede vivir para contarlo, algo que no puede decir la copa Jules Rimet que premiaba hasta 1970 a los ganadores de los Mundiales.

Ese año, Brasil ganó por tercera vez el torneo y como el propio Jules Rimet -presidente de la FIFA que creó la Copa del Mundo- dejó establecido, se quedaría con el trofeo original. Fue el principio del fin. En 1983 la copa fue sustraída de la Confederación Brasileña de Fútbol en medio de una exhibición en Rio de Janeiro y nunca más fue encontrada. Hubo un juicio y cuatro personas fueron declaradas culpables pero de la copa nada, ni un rastro. Supuestamente fue fundida para utilizar la plata esterlina y el enchapado en oro.

No fue el único inconveniente de la Jules Rimet. Tuvo que ser escondida en una caja de zapatos por el presidente de la Federación Italiana de Fútbol para que no cayera en manos de los nazis -la ‘azzurra’ ganó el último Mundial antes de la Segunda Guerra Mundial, en 1938- y fue robada y recuperada en Inglaterra, previo a la Copa del Mundo de 1966.

La Libertadores arreglada en Chile

La tradicional Copa Libertadores de América -confeccionada en Perú a fines de los años cincuenta- también ha tenido sus problemas, como el que le sucedió el 2004, cuando Herly Alcazar, delantero de Once Caldas y que después tuvo pasos en Chile por Universidad de Chile y O’Higgins, la dejó caer mientras celebraba efusivamente el título continental del cuadro colombiano.

Los ‘cafeteros’ se quedaron con una réplica y la Conmebol la envió a reparaciones a Chile, a la empresa Alzaimagen, que debió utilizar bastante ingenio para arreglar un trofeo que no tenía intervención alguna desde que Colo Colo la ganó en 1991.

“La hicimos casi toda de nuevo, estaba llena de abollones e incluso con marcas de estoperoles, con varias piezas menos y desarmada. Le faltaba el jugador que va arriba y mandaron uno que no era. Las orejas tampoco estaban. Apenas servían la base de madera y el soporte que une la parte de arriba y la de abajo”, señaló al diario La Cuarta Yasna Rojas, gerente de la empresa encargada del arreglo.

Claro que después de la mantención, no todo quedó igual: el futbolista en el tope, que siempre disparaba con la pierna derecha, a partir del 2004, ahora los hace con la pierna izquierda.

Más sobre Fútbol Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X