Real Madrid y Barcelona en liga española, baile para dos

Los dos grandes equipos españoles se beneficiaron de la llamada Ley Beckham que permitiía pagar menos impuestos. Los más perjudicados son los restantes equipos, que perdieron su capacidad competitiva y hoy están debilitados por la falta de estrellas y las deudas.

Real Madrid y Barcelona siempre han sido equipos poderosos y que luchan por el título local. El problema que ahora son los únicos que se disputan el cetro, debido al poder económico y la posibilidad de comprar y formar a los mejores jugadores del mundo. El temas es que eso está provocando graves problemas que pocas veces se conocen y el causante fue una ley que en España se hizo famosa como Ley Beckham.

David Beckham

Foto: AP

La llegada del inglés David Beckham al Real Madrid no sólo marcó el inicio de la era “galáctica” del cuadro merengue, también fue el primer paso para que comenzara la brecha en el fútbol hispano.

El año 2004, España estaba decidida a importar personal altamente calificado (científicos, investigadores, técnicos especializados, entre otros), básicamente para mejorar su tecnología empresarial.  Para eso, se aprobó una normativa que permitió que los extranjeros, que no habían residido en el país en los últimos diez años y que fueran contratados por una empresa hispana, sólo pagaran el 24% del IRPF (Impuesto a la Renta de las Personas Fiscales), cuando lo normal es que los sueldos más altos cancelen el 43%.

La ley –que coincidió con el arribo del inglés David Beckham a Real Madrid y de ahí debe su nombre- fue aprovechada para llevar profesionales de alta calidad, pero más sirvió  a los clubes de fútbol, sobre todo a los poderosos, para seducir a los mejores futbolistas del planeta con sueldos más abultados: a mayor remuneración, menor pago de impuestos.

Real Madrid y Barcelona se dieron un banquete con esto. Podían ofrecer mejores contratos y a sus figuras retenerlas. Claro que cada uno optó por un modelo distinto: mientras los ‘merengues’ buscaron en el extranjero, los ‘blaugranas’ se abocaron a promover jugadores de las divisiones menores. Los resultados están a la vista, pero eso será tema para más adelante.

Pero lo que buscaba incentivar la calidad, terminó por bajarla en gran parte del fútbol hispano. Valencia, Deportivo la Coruña, Atlético de Madrid y otros, instituciones que luchaban a la par con Real Madrid y Barcelona por el título, poco a poco fueron quedando atrás. Temporada tras temporada, la brecha, de calidad y de puntos, se hizo más grande.

El torneo 2009/2010 ganado por el cuadro de Cataluña marcó el punto cúlmine –tanto en lo futbolístico como en lo económico-  de esta abismal diferencia. Los ‘culés’ sumaron 99 y los ‘merengues’ 96 puntos. El 87% y 84% de las unidades posibles de conseguir. El más cercano fue Valencia que logró 71 puntos, el 62%. Es decir, mientras dos eran protagonistas, los otros 18 miraron el show desde lejos, muy lejos.

Eso pasó en la cancha, pero fuera de ella sucedió lo peor. El propio Valencia debió pedir un cuantioso crédito para no ser declarado en quiebra y para pagarlo tuvo que desprenderse para esta campaña de sus dos grandes figuras, David Villa y David Silva.

David Villa

Foto: Reuters

La llegada de Villa al Barcelona sirvió al Valencia, su ex club, para enfrentar sus millonarias deudas.

Varios otros clubes también afirmaron tener millonarias deudas –algo que sucede con más fuerza en la Premier League- y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) convocó a una paralización de actividades en abril pasado, debido a los incumplimientos de contrato por parte de muchas instituciones. La movilización no se concretó por las negociaciones con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Liga de Fútbol Profesional (LFP), pero los problema de fondo, las deudas con los jugadores, no se han solucionado para nada.

Hace un año la Ley Beckham tuvo una reforma. Ahora los trabajadores extranjeros que ganen sobre los 600 mil euros anuales y estén provisoriamente en España, deben pagar el 43% de tributos.

¿Será la solución? Aún es muy pronto para saberlo, pero en lo inmediato la situación no ha variado mucho. En nueve fechas de la actual temporada, Real Madrid y Barcelona ya ocupan los dos primeros lugares con 23 y 22 puntos respectivamente, y la proyección es que la brecha de unidades con el resto de los equipos se incremente.

Por ahora sigue siendo un baile para dos. Y para los dos más poderosos. El resto poco y nada tiene que decir en la lucha por un título.

Más sobre Fútbol Internacional

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X