Dorothy Arnold: El inexplicable caso de la joven que desapareció en una de las calles más transitadas de Nueva York

La mujer de 25 años fue vista por última vez el 12 de diciembre de 1910.

Guía de: Grandes Misterios

El 12 de diciembre de 1910 se vivió una de las desapariciones más extrañas de toda la historia: la de Dorothy Arnold, una joven que en esa época solo tenía 25 años.

Aquel día, a las 11 de la mañana, la mujer salió de su casa en Nueva York para comprarse un vestido, pues en los siguientes días tenía una fiesta dedicada a su hermana, Marjorie.

Treinta dólares tenía en su cartera, lo que actualmente equivale a casi $700, y antes de no volver a ser vista se compró un libro y una caja de chocolates.

Arnold

El dibujo que repartió la policía para intentar encontrarla.

Quienes la atendieron, cuando fueron interrogados, dijeron que no notaron ningún tipo de comportamiento extraño y que Arnold fue extremadamente cortés con ellos.

Poco rato después, a las 14 horas, ella se encontró con una amiga quien también iba a la celebración. Esto ocurrió en la Quinta Avenida, una de las calles más transitadas y populares de Manhattan.

Según recordó Gladys King, la última persona que la vio con vida, Dorothy le comentó que quería caminar por Central Park antes de regresar a casa con su familia.

Tras conversar un rato, ambas siguieron su camino. Y desde ese momento nunca más se supo nada de su presencia, pese a estar en uno de los lugares donde fluye más gente en la “Gran Manzana”.

arnold-16-e1545132631685

Uno de los diarios de Nueva York publicando información sobre el extraño caso.

Como no llegó a la comida de ese día, su familia se preocupó. Pero de forma increíble, no hicieron pública su desaparición hasta enero de 1911, pues prefirieron trabajar con detectives privados y no la policía.

Rápidamente comenzaron las teorías sobre su supuesto paradero. John Keith, abogado y amigo de su padre, pensó que se había ido con un hombre a Europa en secreto, pues encontró cartas con sellos extranjeros y carpetas con información de barcos transatlánticos.

La búsqueda, lamentablemente, fue en vano, porque absolutamente nadie la vio bajar en el “Viejo Continente” ni tampoco abordar este medio de transporte.

Griscom Arnold

George Griscom, el hombre del que Dorothy habría estado enamorado.

George Griscom, uno de sus amigos más cercanos y de quien se dice que Arnold estaba enamorada, fue siempre el principal sospechoso de Francis Arnold, su padre.

Dorothy veía a este sujeto de 42 años a escondidas, y cuando sus padres se enteraron de un encuentro en un hotel de Boston le prohibieron seguir con esta relación. Haciendo caso omiso, se reunieron por última vez en noviembre.

Quizás ese sea el dato más clave de la investigación y de por qué Griscom no tuvo nada que ver: al momento de la desaparición se encontraba en Italia con su familia.

Y la teoría de Francis de que ella murió tras dar a luz al hijo de George no tuvo ningún sustento. No se encontraron pruebas de embarazo ni tampoco registros de ella en ningún hospital de la zona, por lo que su caso sigue sin resolverse a más de 100 años de que ocurriera.

Más sobre Grandes Misterios

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X