La muerte de “la novia de los ocho días”: El misterioso caso que habría involucrado un triángulo amoroso

Las teorías sobre el caso han sido diversas, pero aún nadie ha logrado dar con la verdad.

Guía de: Grandes Misterios

Christina Mocon y John Ray Kettlewell se conocieron durante tres años antes de decidir casarse el 12 de mayo de 1947. Su matrimonio duró ocho días. Y no por una separación.

La familia de la joven, quien tenía solo 21 años, no aprobaba este romance. La pareja se casó sin la bendición de sus padres, y su hermana también estaba muy preocupada.

De hecho, ella reveló después su convencimiento de que a Christina la drogaron en la ceremonia, y que derechamente “aceptó” el casamiento cuando pasaron los efectos de las sustancias.

Solo semanas antes de la boda, la novia le mandó dos cartas a Ronald Barrie, el mejor amigo de su prometido, en donde daba a conocer su intención no solo de suicidarse, si no además de matarlo.

“Al amar realmente a alguien, no quieres que nadie más tenga a esa persona. No soporto el hecho de que no me pida matrimonio. Ahora me doy cuenta de que soy simplemente una fantasía”, escribió.

Finalmente la ceremonia ocurrió. Y luego vino el completo desastre, con una historia que se popularizó en Canadá y quedó inmortalizada como “la novia de los ocho días”.

jack-and-christina-kettlewell

Después de la muerte de Christina, “Jack” tuvo familia con otra mujer.

Tras pasar los primeros días de su luna de miel en un departamento en Toronto, los recién casados se fueron a la cabaña de la que Barrie era dueño, ubicada en Severn Falls. Él los acompañó, lo que desató las especulaciones de que se encontraba enamorado de Mocon.

Una semana y un día fueron marido y mujer. El 20 de mayo, la residencia se incendió. “Jack”, como era conocido John Ray Kettlewell, fue encontrado por Ronald en el interior, completamente mareado y sin recordar nada de lo que había pasado.

Barrie alcanzó a salvarlo de las llamas, pero se encontró con el enorme problema de que el paradero de Christina era desconocido. Lo llevó a un hospital y pidió ayuda para hallar a la mujer.

Horas más tarde, su cuerpo fue descubierto flotando boca abajo en un río cercano. La autopsia reveló que había consumido drogas, y que la causa de muerte fue ahogamiento.

Barrie

La familia de Christina nunca entendió por qué Barrie era tan cercano a la pareja.

Poco después comenzó la investigación. Si bien no se les responsabilizó a Barrie y Kettlewell de la muerte, sí se supieron desconcertadores detalles de la relación entre ambos. Y acá es donde el triángulo amoroso entra en juego.

Uno de ellos, es que Christina estaba incómoda por la cercanía de ambos. No se sabe si fueron presionados por la policía para confesar, o si efectivamente fue verdad, pero en los interrogatorios dijeron que hubo encuentros sexuales entre ellos, los que nunca se comprobaron.

Y falta lo más sospechoso aún. La cabaña estaba asegurada y John era el beneficiario. A su vez, Kettlewell sacó dos seguros de vida tanto de él como de su esposa, siendo Ronald el receptor de ambas.

Otro punto que generó muchas suspicacias. En caso de que existiera un deceso accidental, las pólizas que beneficiaban a Barrie subirían de US$ 5 mil a US$ 10 mil.

¿Mataron entre ambos a Christina? ¿cumplió ella su palabra de suicidarse? ¿o fue simplemente un accidente? lo cierto es que las teorías sobre la “novia de los ocho días” han sido diversas, pero aún nadie ha logrado dar con la verdad.

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios