Inicio » Hombres »

Carnaval de Río: Un paraíso de belleza, ritmo y sensualidad

Escuelas de samba, reinas mulatas y erotismo son sinónimos de la fiesta más espectacular del mundo, que se festeja tanto en el Sambodromo como en las afiebradas calles cariocas.

Guía de: Hombres

Cuarenta días antes de Semana Santa, la ciudad de Río de Janeiro se agita con el ritmo, color y sensualidad del Carnaval “mais grande do mondo”.

Arden las calles y tambalean los prejuicios al ritmo de las escuelas de samba y de sus afiebrados integrantes que dejan los pies en la pista del Sambodromo por quedarse con el título a la mejor de todas.

Si bien el carnaval cumple 80 años, no fue hasta hace un par de décadas que el director artístico Joasinho Trinta fue responsable de introducir las primeras mujeres desnudas en los desfiles y de usar carros alegóricos, dando un vuelco a lo que era una fiesta un tanto más conservadora y popular.

Carnaval de Río de Janeiro

Foto: Agencias

El ambiente que se genera en el Carnaval de Río hace que éste sea uno de los eventos más espectaculares del mundo.

De ahí en más, la fiesta carioca se transformó en un adrenalínica mezcla de música, sensualidad y erotismo, transformándolo en el punto de encuentro de millones de turistas, la mayoría de ellos solteros buscando el paraíso de la belleza y la sexualidad.

En cuanto a la belleza femenina, todas las escuelas de samba presentan a su reina, la que siempre distingue por la ferocidad de sus caderas, sus pronunciadas curvas y una simpatía que desnuda su personalidad alegre y amante de las bondades de la vida, que al final es el sentido de tanto desenfreno.

La reina del carnaval se escoge en una reñida competencia, donde las mulatas tienen un lugar privilegiado moviendo sus largas piernas y pronunciada cadera al son de una batería de samba.

Como si eso ya fuera poco, contando a las miles de bailarinas que acompañan cada carro alegórico, en las calles de la ciudad carioca se celebra de forma paralela el “carnaval da rua” que es la forma más popular para los hombres de vivir estos alocados y ardientes días.

En el carnaval en las calles se viven las cosas más interesantes, ya que la euforia que provoca el desenfadado ritmo de los “blocos” o grupos de percusionistas y músicos es total. La cerveza y la multitud en llamas por la alegría que proviene de los tambores exalta todos los sentidos.

Como espectador se puede bailar y cantar a su alrededor, aprovechar la música y acercarse con simpatía y astucia a los grupos de mujeres para poner en juego las dotes de seducción, disfrutar de compañía femenina y conocer a nuevas personas.

Respecto al grado de liberalidad y permisividad sexual, depende mucho de cada cual, del lugar y del ambiente, pero eso está más reservado para negocios del rubro erótico y fiestas privadas.

Muchos hombres que no tienen pareja se pueden esta celebración con mayor libertad y sin ataduras, aunque siempre es bueno recordar que la responsabilidad en los momentos claves de una relación puede ahorrar muchos problemas después.

Lo importante es vivir esta fiesta como lo que es: un momento agradable para disfrutar de Río de Janeiro y de toda su alegría, de la samba, del ritmo durante todo el día y la belleza de la mujer brasileña.

Más sobre Hombres

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X