Inicio » Hombres »

Infidelidad en cuarentena: 6 señales que delatan a quienes tienen otra relación

Cuando los accesos privados a Tinder, prácticas de "sexting" y cibersexo son comunes y evidentes, hay otros secretos que ayudan a detectar a un infiel.

Guía de: Hombres

En tiempos en que estamos obligados al confinamiento velando por el bienestar mundial, las redes sociales, las aplicaciones y las nuevas plataformas han venido a socorrernos transformándose en elementos esenciales de la comunicación a distancia con nuestros seres queridos.

Hoy más que nunca quedarse en casa es obligatorio, por eso la tecnología juega un papel importante en las relaciones sociales y afectivas, ya sea en el inicio, en el desarrollo y hasta en el fin de ellas, si es el caso de una pareja que ya está viviendo los últimos momentos juntos por diferentes motivos.

infieles cuarentena

Y entre todo ese proceso las relaciones también se tornan difíciles y no es menor el grupo de que empieza a distraerse con facilidad con nuevas aventuras emocionales, especialmente si las cosas no funcionan bien a nivel del romance y la comunicación.

Como el contacto físico o el enamoramiento son fundamentales para mantener la llama del romance viva, la carencia de ellos por los efectos de la cuarentena puede terminar en una infidelidad física o un enamoramiento más seguido de lo que parece. Incluso más que en cualquier otro momento de normalidad.

Teniendo en cuenta que la infidelidad conlleva algo de contacto físico, cuando las relaciones se tornan complicadas en ese ámbito, muchas personas están dispuestas a pasar a la siguiente etapa y vincularse emocional o afectivamente con alguien más.

Dependiendo de los acuerdos en conjunto de la pareja, las aventuras emocionales son consideradas generalmente como infidelidad y por eso es bueno prestar atención en las señales que la delatan, porque no es lo mismo engañar a la pareja en tiempos de cuarentena que en cualquier otro momento de normalidad.

Y si bien accesos privados a Tinder, prácticas de “sexting” y cibersexo son comunes y evidentes, una encuesta privada entre los usuarios del sitio de infidelidades Ashley Madison reveló las prácticas más secretas de los infieles en el confinamiento por coronavirus

infieles cuarentena 2

Un dato para tener en cuenta es que del total de 1.500 encuestados, la mayoría confesó ser infiel a su pareja desde antes de la cuarentena, por lo que ellos revelaron cuáles medidas han debido tomar para adaptarse a la situación para seguir en contacto con su otra relación.

Uso y frecuencia de su teléfono móvil
Uno de las primeras señales para detectar una pareja que tiene un amante es el tiempo de uso y utilidades que le da a su teléfono móvil o su computador. Señales como sonreír al mirar la pantalla, conversaciones con bajo audio, contestar mensajes a escondidas o utilizar más tiempo del necesario encerrado suelen ser buenos indicadores.

Poco tiempo y mucha distancia
Otra de las señales más claras sobre una posible infidelidad es la distancia emocional e íntima que una persona que engaña le demuestra a su pareja, incluso hasta cuando la cuarentena los obliga a estar juntos. El silencio, la falta de diálogo, la escasa comunicación y la poca información que se entrega la pareja puede ser un mal diagnóstico.

Mal carácter innecesario
Cuando por cualquier motivo un infiel se enoja o critica todo hasta por el más mínimo detalle, e incluso puede llegar a herir por la crueldad de sus comentarios sin motivo aparente, siempre existe la probabilidad que exista un indicio de infidelidad, ya que es una forma de desestabilizar la relación y justificar cualquier acto fuera de la pareja.

Pérdida del control
Otra de las señales de la infidelidad es cuando el tema del control pasa a ser determinante. A menudo los infieles que contestaron la encuesta se quejan antes de hacerlo que la culpa es de su pareja porque les controla, cuando necesariamente son ellos mismos quienes intentan controlar todo lo que sucede a su alrededor para no ser descubiertos.

Se arregla para no salir
En la cuarentena no se puede salir sin condiciones especiales y justificadas, por lo que la rutina es parte de las largas y tediosas jornadas diarias. Aún así, el infiel siempre se prepara y se las ingenia para contar con una buena apariencia hasta en el aburrido confinamiento. Ropa nueva, dietas, ejercicios y algo de vanidad pueden ser signos muy premonitorios.

Mayor privacidad
Los infieles aprovechan de hacer una declaración de derechos y abogan excesivamente por la privacidad. Esa obsesiva garantía de contar con largos momentos a solas para trabajar en el ordenador o leer de noche su teléfono móvil sin dar mayores explicaciones, es un extraño y solitario comportamiento. Sin decir que es una infidelidad, puede serlo.

Más sobre Hombres

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios