Inicio » Hombres »

Las 5 fantasías “prohibidas” de las mujeres en la intimidad sobre las que hoy hablan sin complejos

Al contrario de lo que se piensa, la creatividad y el erotismo en las relaciones no es solo terreno de hombres.

Guía de: Hombres

En tiempos en que el rol, las libertades colectivas y los derechos por la igualdad del género femenino van recuperando terreno, la imperiosa necesidad de lograr equiparar la cancha para ambos lados se ha transportado también al terreno de la intimidad, las relaciones afectivas y también el erotismo y las fantasías.

voyeurismo

Y así como en tiempos pretéritos mucho se habló de las preferencias sexuales del hombre sin contemplar los gustos de las mujeres a la hora de las relaciones sexuales, hoy esas situaciones parecen dirigirse abiertamente hacia un redescubrimiento del erotismo en un rol protagónico a favor de la mujer.

Como muestra de ello, antes costaba mucho que una mujer compartiera sus gustos o preferencias, sus fantasías o sus intereses fetichistas, las cuales hoy es posible conocer gracias a múltiples investigaciones, encuestas, foros y también a las experiencias personales que ellas mismas comparten en conversaciones.

Bajo ese contexto, es posible mencionar cinco de todo el abanico de fantasías que las mujeres disfrutan en la intimidad:

Voyeurismo

Una de las fantasía que disfrutan es ser la espectadora privilegiada de otras personas teniendo relaciones. Obviamente el morbo y la adrenalina aumentan por el peligro de ser descubierta o por la intensidad de excitación que se vive el rol de testigo oculta al observar a otras persona recibiendo el máximo placer.

Sumisión / dominación

Una de las prácticas que saltó del libro a la pantalla fueron “Las 50 sombras de Grey” fue la práctica del sadomasoquismo, pero también a las fantasías de muchas mujeres que sienten inclinación por ser dominadas, mientras que otras mujeres prefieren tomar el control complementándolo con látigos y muñequeras.

Exhibicionismo

El deseo de tener relaciones en algún lugar público significa peligro, pero también un golpe de adrenalina y deseo que solo a los que les gusta ese tipo de fantasías entienden. Unir el riesgo y las experiencias eróticas.

Trío

Aunque este sea un tema complicado en las parejas, el hecho de invitar a una tercera persona al juego sexual, ya sea hombre o mujeres, es parte de un nivel de erotismo alto. Siendo una de las fantasías más comunes, tiene una fragilidad por el hecho de existir una línea muy delgada en el disfrutar el acto y lastimar la sexualidad de su pareja.

Mirar a la pareja

Una mezcla entre voyeurismo y participación en tríos, que no es otra práctica que tener sexo con una tercera persona mientras tu pareja observa. Y pese a que podría considerarse infidelidad, la mujer participa con pleno consentimiento, mientras el otro simplemente observa la escena.

Más sobre Hombres

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X