Inicio » Hombres »

Mujeres y autos: esa explosiva combinación de deseo

La pasión de los hombres tiene un denominador común en los motores y el sexo opuesto, siendo una extensión de nuestros sueños y fantasías.

Guía de: Hombres

Cada vez que la industria automotriz, en confabulación con la industria publicitaria, quieren vendernos un auto, la mejor forma de enganche es poner a una voluptuosa modelo al lado, adelante, atrás y hasta encima del vehículo.

Algunos especialistas han establecido que la relación entre las mujeres y los vehículos apunta a que los hombres nos sentimos mucho más viriles, dependiendo del auto que manejamos y con la fémina que establecemos relaciones.

De hecho, la experiencia popular dice que el hombre motorizado es más atractivo para las mujeres y mejor partido, más deseado y solicitado que uno que anda a pie y que usa el transporte público y la tarjeta BIP para sus citas.

Quizás por eso en las distintas ferias y salones del automóvil, el principal atractivo de esos lugares es siempre un ramillete de súper modelos, transformándose la mayoría de las veces en objeto de deseo del hombre que sueña con el vehículo.

Pero en realidad ¿cuál es la relación que existe entre los autos y las mujeres? Será porque las mujeres a las que le gustan las “tuercas” o que se vinculan directamente con ellas nos provocan fantasías y revolucionan las hormonas.

Al menos, creo yo que cuando uno escoge un vehículo el proceso mental es muy parecido a cuando uno elige una mujer con la cual tener una relación duradera.

La primera impresión siempre entra por la vista, por el llamado feeling o química, después uno empieza a analizar el diseño y las funcionalidades, la compatibilidad con la personalidad de uno y, finalmente, ver si el presupuesto alcanza o no. Por lo general, los hombres buscamos una mujer que sea acorde con nuestra personalidad, considerando lo que nos pueda entregar y el valor agregado que nos aportará a nuestro estilo personal.

La belleza en cuatro ruedas

Algunos aspiramos a que las novias sean sencillas, otros modernas sin ser muy llamativas y otros derechamente se fijan más en la carrocería. La idea es que todo el mundo clave su mirada en ella y así provocar la envidia de los pares.

La mayor parte de las veces esperamos que su rendimiento sea superior siempre, que se ajuste perfectamente a nuestras necesidades, que cada vez que estamos con ellas las sintamos como una extensión nuestra y que nos entregue seguridad que nunca nos dejarán en el camino.

En todo caso, otra de las corrientes comparativas entre un auto y el sexo opuesto habla de la proyección que hacemos los hombres con el tipo de vehículo que deseamos y la mujer a la que aspiramos.

Por ejemplo, a los hombres que les gustan los autos deportivos buscan una mujer directa y protagonista sexualmente, mientras que los autos de lujo por lo general significan la búsqueda de mujeres sofisticadas y elegantes.

Por otro lado, los autos familiares se relacionan con mujeres estables y con quienes se pueda prolongar una relación. Las camionetas guardan relación con mujeres aventureras, deportistas y amantes de la naturaleza, mientras que un cupé va ligado a mujeres estimulantes, cultas e inteligentes.

De todos modos, más que una ciencia exacta o un estudio científico, esto tiene que ver más con la piel y la creencia popular. Por lo mismo, tu opinión es muy importante para develar el misterio del por qué de esta explosiva combinación.

Más sobre Hombres

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X