Inicio » Hombres »

Rubias, morenas o pelirrojas: ¿A cuáles dar nuestro amor?

Desde tiempos inmemoriales las platinadas llevan la delantera, pero las féminas oscuras y también las colorinas siempre tienen algo que decir. Y tú, ¿a cuál prefieres?

Guía de: Hombres

Está claro que en gustos sobre mujeres no hay nada escrito y que es decisión de cada hombre. Algunos se fijan en la belleza y atributos físicos y otros tantos en que las mujeres tengan personalidad, actitud y carisma. Aunque sean rubias, morenas o pelirrojas, mientras tengan lo suyo todo bien.

Algunos puristas seguro defenderán que la personalidad de la mujer no depende del color del pelo que tenga o que lleve, ya que sólo es un rasgo más. Sin embargo, es una verdad que la mayoría de los hombres tiene predilección por cierto tipo de color de cabellos y piel.

La tradición heredada de Hollywood nos dejó tildados que los hombres las preferíamos rubias, especialmente después de que la sensual figura de Marilyn Monroe hizo su bombástica aparición por este mundo. Por mucho que en el año 1953 en la primera portada de la revista Playboy la mujer más deseada del mundo dejara más que en evidencia que era colorina.

Mujeres

Foto: Agencias

Marilyn Monroe.

Lo cierto es que de acuerdo a un estudio de las universidades británicas Saint Andrews y Lancashire Central, la preferencia por las platinadas viene de la época cavernaria, desde donde empezaron a sacar ventaja de sus pares de rasgos más oscuros y alcalinos.

La escasez de alimentos en la Edad del Hielo, especialmente en Europa del Norte provocó la muerte de muchos hombres dedicados a la caza de animales enormes y el aumento de la población femenina. Dicha situación detonó que las cavernícolas de rasgos rubios y colores de piel más claros fueran objeto de deseo y más aptas para procrear con la reducida población masculina.

Hoy, efectivamente, ese canon de belleza depende mucho de la zona geográfica, ya que una rubia en Noruega es pan de cada día, mientras que una morena en Sudamérica es tan común como el café o el cacao. A su vez, una colorina en Gran Bretaña es tan tradicional como tomar té.

En todo caso a la hora de la elección sexual o sentimental pesan mucho los colores poco habituales en los cabellos y el color de piel, por mucho que la herencia evolutiva nos arroje a los brazos de las rubias. Lamentablemente para ellas el mito y los prejuicios también dicen que son menos inteligentes y atinadas.

En cuanto a las morenas sus rasgos y belleza representan a las diosas y princesas de las etnias originarias y nativas. Su piel es más colorida, su cabello largo, sus ojos son negros y grandes, son mucho más voluptuosas y su personalidad desborda color y sabor.

Por otro lado, las pelirrojas por su lado son más exóticas, son el punto de fuga de los que prefieren las rubias o morenas. Generalmente su tez es blanca, tersa y con pequeñas manchas, sus curvas menos pronunciadas pero de atributos rosáceos y/o afrutillados.

En fin, hay tantos matices que tal como dije al comienzo el tema es cuestión de gustos. Incluso ellas mismas nos facilitan (y complican) la tarea, pues actualmente se da mucho que una misma chica pruebe con distintos colores de cabellos y estilos, provocando cambios radicales y jugando con las variedades cromáticas en su look.

Por lo mismo, quizá no hay para que cuestionarse tanto a la hora de elegir y sencillamente hay que dejarse querer y disfrutar de todo un poco. Es tan sencillo como decía Luis, el amante de profesión de la canción de Los Twist: “Rubias, Morenas, Pelirrojas, a todas doy mi amor”.

Más sobre Hombres

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X