Inicio » Humor »

Los peores desastres del humor en Viña del Mar: De Sergio Feito a Jani Dueñas

Una rutina fallida no es exclusiva de algunos pocos humoristas, son muchos los que fallaron catastróficamente ante el "Monstruo".

Guía de: Humor

Un duro revés, de esos históricos y que van a quedar marcados en la retina festivalera, fue el que vivió la comediante Jani Dueñas en el escenario de la Quinta Vergara, pues no pudo terminar su show debido a que nunca conectó con el público, debiendo ser auxiliada por los animadores.

Y así como la voz de “Patana” de 31 Minutos” y voz en off del programa “La Divina Comida” no pudo sortear con éxito la difícil prueba, en la historia festivalera no han sido pocos los humoristas que han sido “devorados por el Monstruo” en estos 60 años de Festival de Viña del Mar.

jani dueñas  10

Aunque suene paradójico, a ninguno de ellos le hace reír mucho pertenecer a esa fatídica lista, ya que han sido estigmatizados durante todos estos años como los peores shows de humor que se han visto sobre el escenario de la Quinta Vergara.

Uno que viene a ser un símbolo de quienes no pudieron doblegar la resistencia popular fue el humorista chileno Ricardo Meruane, quien fracasó dos veces en hacer reír en la Quinta Vergara: el 2011 y el 2016 en su revancha.

“Gracias, gracias, no se molesten” fue una frase que usó en su primera presentación para combatir las pifias, pero no le resultó. Eso sí, la muletilla se hizo tan popular que hasta el día de hoy se usa para justificar algún chiste aburrido y sin gracia.

 

Muchos años más atrás, en la edición de 1990, un cómico de revistas muy experimentado llamado Sergio Feito fue una de las primeras víctimas reconocidas de la voracidad del público viñamarino, ya que la rutina que hizo con su hijo estuvo exenta de hilaridad y chispa, lo que le valió ser expulsado del escenario bajo una sonora rechifla.

 

Es el mismo caso que vivió el cómico argentino Luis Pescetti en 1993 cuando quiso repetir sus rutinas y cánticos televisivos con el público, que nunca entró en el juego y le hizo una sonora despedida: “Chau chau chau”, gritó a coro el respetable.

 

Y esos reveses no son exclusivos de humoristas hombres, ya que las comediantes nacionales Vanessa Miller y Natalia Cuevas también fueron faenadas artísticamente en sus respectivas presentaciones en el 2003 y 2004, cuyo fracaso probó que el humor no era un tema de género, sino de empatía y gracia.

 

 

Traspié del que tampoco estuvieron exentos artistas consagrados y que tuvieron malas jornada durante sus presentaciones. Al consabido Ricardo Meruane también se sumó Óscar Gangas (1998), quien recibió la más sonora pifia del público en la historia. Igual tuvo su redención en el 2011.

 

Parecidas críticas fue la que recibieron “El Profesor Salomón y Tutu Tutu” (2008) en el apogeo de su fama, ya que con chistes repetidos e insultantes para algunas figuras públicas tuvieron que cortar su probada rutina del programa “Morandé con Compañía”

 

Y si los consagrados caen, los novatos también, como le sucedió a Rudy Rey el 2014 que no logró convencer con sus chistes y personificaciones a un exigente público que veía la irrupción de los primeros stand up comedy en el bloque humorístico.

 

La lista es larga. “Los Muleros”, Ronco Retes, Checho Hirane, Piña Colada, Jorge Pérez y el grupo “Manpoval”, entre otros, no encajaron en el gusto de la gente y sufrieron percances artísticos en pleno Festival.

Y si bien hay muchos que triunfaron y su carrera cambió para bien, no todas las historias tuvieron un final feliz para sus protagonistas, quienes decidieron seguir ligados al humor, pero con perfil más bajo y en escenarios mucho más tranquilos que el de Viña del Mar.

Más sobre Humor

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X