Inicio » Humor »

“Muera el Roto Quezada”: ¿Cuál es el verdadero origen del clásico grafiti de Condorito?

El dibujante "Pepo" lo incluyó en las historias de su famoso personaje luego de una desagradable experiencia le tocó vivir.

Guía de: Humor

Cuando un clásico de las historietas, como “Condorito”, está a punto de cumplir 70 años, son muchas las anécdotas que se han ido acumulando entre tanto chiste y viñetas creadas por el respetado dibujante René Ríos Boettiger, alías “Pepo”

El talentoso caricaturista (15 de diciembre de 1911) ideó al popular pajarraco y a todo el universo de Pelotillehue en 1949, luego de integrar la Escuela de Bellas Artes, lo que rápidamente provocó un inusitado éxito de ventas en los kioskos y librerías chilenas de esa época.

pepo (2)

Sin embargo, en esa época no todo el mundo respetaba la profesión de dibujante, mucho menos la de un neófito proveniente de Concepción, lo cual terminó de cuajar una de las más sabrosas historias de su vida y de su creación: la famosa frase “Muera el Roto Quezada”.

Aquella sentencia capital ha aparecido como grafiti en miles de historias del plumífero personaje, pero son pocos los que saben su verdadero origen y las razones que tuvo “Pepo” para incorporarlas como “decreto” a lo largo de muchos años.

Resulta que, en la década del 50, el dibujante, su señora y cuñada fueron invitados a comer por un teniente del Ejército amigo en el casino del Club Militar en Santiago, con tal mala suerte que en un momento de descuido ambas damas fueron objeto del robo de sus carteras.

Al percatarse de esto, René Ríos fue a reclamarle la situación al gerente del club, el mayor Washington Quezada. Según contó el propio caricaturista, el militar se portó muy grosero y lejos de ayudarles a solucionar el tema, incluso insultó a sus dos acompañantes calificándolas como “mujerzuelas”.

René Ríos intentó reaccionar, pero fue detenido por su amigo teniente, quedando con un muy mal sabor de boca por el desagradable momento vivido y por los exabruptos hacia sus familiares.

Muy contrariado por la situación, “Pepo” urdió su venganza de forma muy creativa y cada vez que tenía la oportunidad incluía un grafiti en las paredes de las viñetas con la sentencia “Muera el Roto Quezada”. Junto a ella, la imagen de un perro quiltro orinando en el callejón, al que también intencionalmente bautizó como “Washington”.

roto quezada 2.jpg

El incidente con el mayor Washington Quezada quedó reflejado en la portada del diario “El Hocicón” y como grafiti en miles de viñetas.

La pasada de cuenta duró varios años, incluso cambió en sus formatos y formas, pero no en su intención: “Quezada Felón”, “Hoy fusilan al Roto Quezada” y “Cloteó el roto Quezada”, entre otras más, aparecían en carteles, letreros y como titulares del diario “El Hocicón”.

Declarada la guerra, el propio Washington Quezada y sus familiares intentaron pedir una tregua y solicitar que la frase fuera excluida de los dibujos, muchas veces simulando enfermedades mortales o noticias falsas de deceso. Sin mucho éxito.

Pasadas varias décadas “Pepo”, ya con su sed de venganza saciada por completo, dejó de molestar a su enemigo a mediados de los 80, pero a esas alturas era poco y nada lo que se podía a hacer, porque la frase había ganado vida propia y ya era comúnmente usada por los fanáticos de las historietas.

René Ríos falleció el 14 de julio del 2000, pero su legado ha sido más grande que su propia vida, ya que “Condorito” alcanzó la fama en los lugares más recónditos del planeta, mientras que su venganza quedó más que cumplida con el perpetrador de la afrenta contra su esposa y cuñada.

Más sobre Humor

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X