Conoce la historia de una madre sin brazos que triunfa como escritora y da charlas motivacionales

Nació sin sus extremidades superiores, pero cuando era niña rechazó las prótesis y fraguó una gran habilidad con sus pies.

Guía de: Inclusión

Dice que la actitud, el ímpetu y la inteligencia con la que actuemos son la fórmula del éxito. Ella es Adriana Macías, licenciada en Derecho en la Universidad Tecnológica de México, quien lucha por una ley para proteger los derechos de las personas con discapacidad y se ha transformado en motivación para niños, jóvenes y adultos.

Según informa el portal Infobae, la mexicana nació sin sus extremidades superiores, pero cuando era niña rechazó las prótesis y fraguó una gran habilidad con sus pies.

adrianamacias.com

“Lo primero que aprendí a hacer con las prótesis fue a quitármelas. Los doctores no tenían la visión de que pudiera hacer todo con los pies, pero yo ya tenía mucha práctica por mis juegos: las Barbies fueron mi mejor terapia porque con ellas aprendí a peinar, a vestir, a abrochar botones, cosas que luego hice conmigo. Por eso cuando iba a las terapias y los médicos me dejaban sola, me quitaba los zapatos y hacía todo con los pies para irme rapidito”, descata.

Publicó dos libros: “Abrazar el Éxito”, un libro de autoayuda autobiográfico, y “La Fuerza de un Guerrero”, el cual narra una historia épica de guerreros en busca de los valores. Asimismo es autora y actriz de la obra de teatro “Amor Hecho a Mano”, una historia de amor que profundiza sobre la discapacidad. Además, ha dictado desde 1999 conferencias en todo México y en varios países, con el afán de dar un testimonio de esperanza.

“El primer día que fui a la Universidad fue un shock de emociones. Hubo que superar el reto del qué dirán, romper la etiqueta de que los pies no se suben a la mesa, pero gracias a los amigos, al buen humor y a una actitud positiva lo logré”, destacó en una nota publicada en La Vanguardia.

En lo personal, Adriana Macías formó una familia con Juan, su pareja de hace quince años, y su hija Meritxell. ¡Un ejemplo!

Instagram

Instagram

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X