Daniela Aza derribó barreras: Tras nacer con extraño síndrome, hoy es conocida influencer

Pasó por un total de 15 cirugías y por varios tratamientos y extenuantes terapias.

Guía de: Inclusión

Daniela Aza nació con artrogriposis múltiple congénita, un síndrome neuromuscular, que se produce durante la gestación y que afecta articulaciones generando contracturas y malformaciones.

Instagram

Esta condición se presenta en una de cada tres mil personas y, además, le dijeron que no iba a poder caminar. Pero pese a todo, se convirtió en una conocida “influencer de la inclusión”.

“Mi condición es mi bendición”, es el lema de esta argentina de 35 años, quien desde los 15 días de vida fue sometida a diferentes cirugías para corregir las curvaturas de sus extremidades.

Pasó por un total de 15 cirugías, por varios tratamientos y extenuantes terapias de rehabilitación hasta que, pese a tener movimientos limitados, logró desafiar al mundo.

El paso de los años la llevó a tener un espacio en Instagram como @shinebrightamc, donde ya suma más de 13 mil seguidores y donde comparte sus sentimientos, experiencia y mensajes de lucha para quienes están en situación de discapacidad.

Instagram

“No era darme por vencida, era reconocer que en la vulnerabilidad también somos fuertes. No hace mucho tiempo me costaba un montón pedir el asiento y reclamar prioridad. A lo mejor porque yo sentía que de esa manera estaba rindiéndome o dando señales de que no podía. Era, para mí, un signo de debilidad. Como si eso significara caer. Luego me fui desprendiendo de esa idea. Empecé a ver que esa acción no significaba rendición. Por el contrario, era un acto de rebelión, heroico y de lucha reconfigurarme para verme distinta. Uno de mis mayores y más difíciles actos revolucionarios tuvo que ver con convencerme que había poder, y no debilidad, en lo que los demás percibían como una falla”, comenzó diciendo en uno de sus mensajes en su cuenta.

Luego continuó: “Mis manos y pies siempre fueron rebeldes por naturaleza así que la decisión vino de aprender de ellos para empezar a crear pequeñas revoluciones que me llevaran al cambio. Y es que la revolución es transformación, cambio pero requiere de pequeños actos cotidianos que la consoliden y muevan la historia. Tu historia. Esa historia que está llena de decisiones valientes y poderosas que te mueven, te llenan y te reinventan. Y cada persona es responsable por tomarlas de acuerdo a sus circunstancias, condiciones y situaciones. Aunque siento que siempre podés ser revolución”.

La argentina cerró así su reflexión: “Qué bueno haber sido protagonista de mis propias revoluciones. Como cuando hoy no me importa verme, reconocerme vulnerable, requerir de ayuda porque sé que aún en esos momentos hay mucho de fortaleza y valentía. Eso es parte de crecer”.

Instagram

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios