Dos niños chilenos con síndrome de Down remecen Instagram: A sus casi dos años tienen miles de seguidores

Esta nueva dupla que se formó en las redes sociales no está interesada en la fama, sino en derribar mitos del síndrome de Down.

Guía de: Inclusión

Lucas (de casi dos años) y Sara (de un año y medio) tienen una fama en Instagram que ya se la quisiera cualquier rostro de la TV, científico, actor, cantante, fashionista o político.

Instagram

Sin embargo, esta nueva pareja que se formó en el mundo de las redes sociales, no está interesada en la fama, sino que en derribar mitos en torno al síndrome de Down. Alexandra Fuentes (30) y Victoria Schulz (33) son las incansables mamás de Lucas (casi dos años) y Sara (año y medio), respectivamente.

Ambas mujeres han querido compartir sus experiencias y ven cómo el uso de esta plataforma les puede ayudar a desterrar falsas y antiguas creencias: “Nuestros hijos no son angelitos ni tampoco una bendición de Dios. Son dos niños que también patalean y se enojan”, manifestaron en conjunto al diario El Mercurio hace algunas semanas.

Instagram

Estas dos cuentas en Instagram están narradas en primera persona tanto por Sara (@sara_down_up) como por Lucas (@lucasdownup), pero escritas por su respectivas madres. Suben videos y fotos de los pequeños en los que se ve lo expresivos que son sus hijos.

Alexandra y Vitoria se conocieron en la Fundación Down Up, dedicada a apoyar y guiar a padres de niños con esta condición. Ahí se enteraron de que también las dos llevaban a sus hijos a Excepcionales, otra fundación a la que Lucas y Sara asisten para estimular el desarrollo de sus pequeños a través de fonoaudiólogos, kinesiólogos, psicólogos y terapeutas ocupacionales.

Además, ambas se percataron de que manejan cuentas de Instagram similares, con una narrativa positiva, con pseudónimos idénticos, cada vez con más seguidores y con mensajes cuyo objetivo es educar a la sociedad en temas de inclusión.

Respecto a qué les motivó a crear las cuentas de Instagram, Alexandra explicó a El Mercurio que “cuando subí en mi Facebook una foto de la primera vez que Lucas se sentó y escribí el mensaje como si yo fuera él. Me sorprendí. El post tuvo muchísimos likes y mensajes positivos. Entonces pensé que a través de las RR.SS. podía mostrar cómo es el síndrome de Down, que no hay nada malo detrás de esto y que sí podía ayudar de alguna forma a la inclusión”.

Por su parte, Victoria admitió que “una vez me preguntaron cuál era mi mayor miedo. Respondí que el no saber qué pasaría cuando Sara se quedara sola, cuando ni mi marido ni yo estemos vivos. Entonces, muy desde la ignorancia, me dijeron: ‘Pucha, pero tal vez eso no va a pasar’. ‘¿Por qué?’, le pregunté. ‘Porque la esperanza de vida de ellos es súper baja’. Ahí dije: aquí hay que hacer algo”.

Sobre el este “Boom” en Instagram, Alexandra destacó que “cercanos me preguntaron cosas tipo ‘Ale, ¿no encontrái que nada que ver publicar sobre Lucas? Es poco seguro y lo pueden molestar’. Lo que buscamos básicamente es mostrar sus logros, educar y que se vea que es un niño como cualquier otro”. Mientras que Victoria subrayó que “entre tantos comentarios positivos, hubo algunos críticos. Me preguntaron ‘¿Por qué haces publicidad con una niñita con síndrome de Down? Eso es un abuso’. Yo pregunté de vuelta que ‘¿por qué otros niños sí pueden hacer comerciales? ‘Porque ella está enferma’, me respondieron. Y Sara no está enferma. Ella tiene una condición que hace que haya cosas que le cuesten más, pero finalmente es una niñita común y corriente”.

Si bien, Sara tiene fans que se denominan “Sara Lovers” y suma casi 18 mil seguidores, mientras que Lucas alcanza la sorprendente cifra de casi 60 mil seguidores y que lo reconocen en la calle, ambas madres coinciden en que el objetivo central de relatar en la red social un verdadero diario de vida de sus hijos, según Alexandra, es “mostrar que sí son capaces de todo. Aunque haya cosas más difíciles para ellos. Además del estímulo, hay mucho de cuánto la familia cree. Tu hijo va a tratar de ser como tú lo veas. Obviamente que en cuanto a capacidades, nunca hay que ponerles límites”. Por su parte, Victoria agregó que “y con eso estamos derribando mitos como que son agresivos, que no aprenden, que tienen que ir a colegios especiales o que ellos no saben que tienen esa condición. Es la sociedad la que les pone barreras. Pero creo que la inclusión sí es posible; si no, no estaríamos haciendo esto”.

Instagram

Instagram

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios