Fernanda Molina y su testimonio de rehabilitación: “Un día dije: ¡basta! me voy a poner bonita y partir de cero”

Luego de dos meses de hospitalización tras un accidente que le provocó paraplejia comenzó su rehabilitación.

Guía de: Inclusión

Fernanda Molina Rebolledo tenía 20 años cuando recibió el diagnóstico de paraplejia. La madrugada del 24 de diciembre de 2017, ella y su familia habían emprendido viaje por carretera desde Concepción a Santiago para celebrar las fiestas hasta que, cerca de las 5 am, una mala maniobra de un conductor desconocido provocó el accidente a la altura de Rancagua.

Gentileza

“Perdí la conciencia al instante”, recuerda la estudiante de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello sobre el episodio que la dejaría sin poder volver a caminar. “Desperté en el hospital y no sentía mis piernas. Estaba tranquila, porque mi mamá, su pareja y mi hermana estaban bien físicamente, pero yo había tenido poli traumas severos y entre ellos la lesión medular de mi columna, que es la que me mantiene en silla de ruedas”.

Fue entonces cuando apareció en su vida Teletón. Tras dos meses de hospitalización debía iniciar el proceso de rehabilitación y buscando opciones surgió luego el contacto con la institución. “No sabíamos nada, solo lo que veíamos en la campaña televisiva una vez al año. Yo estaba muy ansiosa por comenzar mi rehabilitación y por lo que veía en la tele los sentía muy comprometidos con sus pacientes”.

Tras la gestión de Patricia, su mamá, que generó el vínculo, apenas unos meses después del alta médica desde el Hospital de Rancagua comenzó el proceso en el centro ubicado en San Pedro de la Paz, en la Región del Biobío.

Transición a una nueva vida
La actitud y determinación de Fernanda fueron claves en esta etapa. “Antes de ingresar a Teletón pasé mucho tiempo en cama, no debía moverme para asegurar una adecuada cicatrización de la cirugía en mi columna, pero me sentía aburrida y muy desanimada a pesar de todo el cariño y apoyo que tenía”, dice sobre la etapa que siguió al accidente. Sin embargo, la transición a la institución marcó un quiebre en el modo en que enfrentaría esta nueva fase en su vida.

Gentileza

“Un día dije: ¡basta! me voy a poner bonita y aquí parto de cero. Empecé a ver videos en instagram de personas usuarias de silla que grababan cómo hacían sus actividades diarias solas. Aprendí algunas cosas como sentarme al borde de mi cama, luego en la silla de ruedas, pero aún necesitaba ayuda para todo, ponerme ropa, peinarme, moverme, etc”. Su mamá, su hermana y su mejor amiga, Alejandra, fueron quienes la acompañaron.

Parte de este cambio está registrado en instagram (@fermolinare), red en la que tiene cerca de 2.500 seguidores. “Recibí mucho cariño hasta de personas desconocidas, me enviaban mensajes llenos de buenas energías, me sentí muy acompañada”.

Transcurridos cuatro meses desde el accidente Fernanda inició formalmente su rehabilitación en Teletón. “Aprendí cosas básicas como ponerme ropa, sentarme en otras superficies además de mi silla, a mover mi cuerpo”. Allí vio a otros que como ella buscaban mayor autonomía. “Conocí a Paola, ex paciente Teletón, ella llevaba un año más que yo en silla y era impresionante, se movía perfecto en su silla”, relata.

La llegada a la Universidad

Si bien apenas había logrado los primeros hitos en su rehabilitación, Fernanda se propuso un nuevo desafío: ingresar a la universidad. “Fui presencialmente a UNAB sede Concepción para conseguir información de la carrera que estoy estudiando actualmente. Me llamó la atención que la sede en su interior tuviese una rampa enorme y que fuera completamente accesible para mi silla de ruedas”, recuerda sobre ese primer momento en la que se convertiría en su casa de estudios.

Gentileza

“Al año siguiente a mi accidente me matriculé en nutrición y Dietética UNAB. Conocí a mis directivos y profesores, todos muy preocupados de las necesidades que se me pudieran presentar. Me di cuenta que no tenía una mesa adaptada a mi silla de ruedas para poder escribir cómodamente y en menos de 3 semanas lo resolvieron con mesas adaptadas en todas las salas donde tenía clases”.

El proceso académico ha sido asumido con entusiasmo por la joven actualmente interesada en el área clínica, es decir, en las patologías, su manejo nutricional y la relación con los pacientes. Hoy Fernanda cursa el tercer año de la carrera. “Me encantaría en un futuro trabajar en algún servicio de salud y en relación a ello la carrera nos forma adecuadamente para primero identificar el área en la que nos queremos desarrollar y segundo en la entrega de conocimientos complejos y de calidad relacionados a ellos”, detalla.

Programa Teletón

El caso de Fernanda fue uno de los seleccionados este año para ser exhibido en la campaña televisiva realizada por Teletón, para mostrar los avances conseguidos por la joven penquista y el trabajo realizado en la institución.

Para Fernanda es importante estar en esta cruzada, así como lo es que el país continué creciendo en temas de inclusión y discapacidad. “Creo que se ha evolucionado bastante, hoy en día hay leyes que respaldan la diversidad y eso me da mucha satisfacción, claramente hay puntos que se pueden mejorar como la accesibilidad universal, por ejemplo. Espero que con todos los cambios que han ocurrido últimamente se generen mejores cosas y que con la nueva constitución se logre enfocar de mejor forma las políticas nacionales en todo sentido y especialmente en temas de inclusión y discapacidad”, señala.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios